Search

el juanete

Aquí: lo incómodo que quieres hablar

Vive como te nace, por favor te pido.

Me daba la brisa en la cara, a lo lejos escuchaba el río, acostada en la hamaca blanca de la Casa Grande, con los ojos cerrados. Y llegaron como 1000 hombres, estaba medio dormida, me abrumaron, no podía contarlos. Tenían sierras en las manos. Entre los 1000 me cortaron. Por dentro. Me mataron.

Murió mi papá y morí yo.

img_1411
Papá

Pero durante cuatro años me revivió mi hermano. Mi Hodor. Medía 1.85, para mí era como un león, TAN grande que me arropaban sus brazos. Me aliviaban sus ojos, su sentido del humor, su risa. Pocos meses después regresaron los mismos 1000 hombres y me volvieron a matar. “Ya no llores Abi, ya voy pa’ la casa, ya no llores” fue lo último que me dijo, literalmente, a las 2am cuando lo llamé ese último día. Él también murió.

img_1487
Isaías, Tío David y yo

Nunca lo voy a superar. Hoy lo sé. Sobrevivo como puedo. Me tocó. Punto.

Y por todo eso digo lo que quiero, cuando y como quiero decirlo. Defiendo a quien me da la gana, con ganas. Aguantarse las ganas da mal de orine. Eso lo tengo bien claro, así que evito. Y me importa muy poco si me quieren o me odian. Porque hay TANTAS cosas más importantes. Es estúpido pre-ocuparse por -el qué dirán-, esa estupidez también murió. De lo importante me ocupo. Estoy bien ocupada.

Porque si a duras penas vivo, ¿para qué vivir fingiendo ser alguien que no soy? ¿para alimentar la vanidad y el ego de gente que nunca me amó, que les vale bestia si vivo o si muero, que me son indiferentes, que ni saben qué es el amor? Nombe’ queva’, eso no me enseñó mi papá. Ponte a ver, no necesitamos a esa gente. A tatai’, chaito, goodbye ayer.

Mañana no seré más joven ni tú tampoco. Seré más vieja y tú también. Por eso vivo como me nace, para no arrepentirme de nada. Por si acaso, por si este mundo se acaba al ratito.

Y por todo eso te digo, en serio, NO IMPORTA de qué manera sobrevives a tu miseria. Sea enseñando las tetas, tatuándote hasta la médula, amando a un hombre siendo hombre, amando a una mujer siendo mujer, creyendo en un dios o no creyendo en ninguno, mandando al carajo a quien te oprime, te aprisiona, te da más y más dolor… dolor tenemos suficiente y lo sabes. Mientras no te hagas daño, mientras no dañes a lxs demás, sobrevive como sea. Esperar no vale la pena. Vive como te nace. Pero no seas estúpidx, por favor te pido. Por mi lado, sobrevivo como ya saben.

img_1475
Isaías. Así fue conmigo toda su vida.

Aprovecho cuando estoy sola y grito sin parar, digo todas las palabras sucias que me sé y lloro hasta que me da migraña, hasta que algo o alguien me obligue a parar. En el 2002 me encerré en el baño de mi papá y me acosté en el suelo rodeada de sus zapatos y su ropa y todas sus cosas… esperando que todo fuera mentira y él apareciera para rescatarme. En ese momento pensé vivir en el baño para siempre. Agonicé allí hasta que llegó mi abuela Elvia y me sacó. Abuela te amo.

img_1492
Papá, Tío David, Isaías.

Una parte de mí aún sigue en el piso de aquel baño. La otra parte siempre encuentra motivos para sobrevivir. Hay motivos.

Por mi parte, le tengo miedo a esos 1000 hombres. A más nadie.

Sobrevivamos, por favor te pido.

Dulce despedida

Hurgó el bolso.
Tropezó con la arenilla,
las envolturas de chicles,
los restos de papitas.
Hasta que encontró los lentes
y por allí mismo sacó las golosinas.

Frente a él,
con sus ojos bien puestos
vio que no era más que
un humano crudo,
un descorazonado con pulso,
un verano sin sol,
una religión sin Dios y sin vino.

“Toma estos caramelos”, le dijo.
Él no cambiaría
y ella no renunciaría ni a la libertad
ni al tinto.
Batió sus manos en despedida
evitando batir sus alas, porque
de hacerlo, lo mataría.

A distancia segura voló,
libre, valiente, herida.

—————————————

Así es mi propia cartera, igual la de mi madre y también las de dos o tres conocidas. Eso me gusta. Dejo pasar el tiempo para esperar con ansias el día que mi bolso no pueda más. Ese día en que decides organizarla es un momento sagrado en el que despejas un espacio amplio en una zona cómoda y te colocas el collar de -no molestar-. Con curiosa pasión extraes cada tesoro, cada cosa única que amas y dabas por perdida, eso que habías olvidado que existía y cada migaja te recuerda un momento de vida que no volverá. Atesora cada momento.

El asunto es que tenemos que aprender a leer las señales de peligro en todo tipo de relaciones, sean de pareja, de amistad, o de familia. A veces, quizá demasiadas veces, los novios, las esposas, los hermanos, las tías, las “mejores” amigas, los abuelos o las primas tienen una forma sutil de atarnos las alas, de opacar nuestro brillo. ¡Eso tiene que parar! Si es posible una despedida pacífica, propongo un adiós dulce y por eso sugerí los caramelos. Tristemente en la mayoría de estas historias de lentes perdidos y jaulas de “amor” (un amor distorsionado no es amor al final, es distorsión), la libertad se logra con determinación, dolor y lágrimas.

Eso sí, la valentía paga bien y la libertad vale la pena y/o el esfuerzo. Recuerda, todo pasa.

La felicidad depende de cada quien… ¡manos a la obra! 🙂

Head high. Fists down.

Do Something

Care about going to your son’s baseball game or your daughter’s on Sunday. If your Sundays are off work spend it wisely with the family, with your children, visit your parents or a sick relative.

There are different ways to worship… in all religions. Some go and plant trees or clean up the beaches. Some go to orphanages and spent time with lonely sad children. Some go to church and sit around and do nothing.

Whatever you believe in… do something!

You will never… until.

Maybe the smartest thing is to have a good attitude toward the bad experiences and the frustration and the sadness. But maybe the healthiest thing is to express yourself in unconventional ways and be fierce or quiet or loud or thoughtful and do whatever you got to do to overcome the difficulties this life may bring.

If it is the smartest or the healthiest alternative a person chooses, be kind always. We ignore their struggles as they ignore ours. The same medicine or methods for overcoming tragedies or sadness won’t work for all.

I took some time to watch RuPaul’s Drag Race, an unknown sub-culture for me. What amazing humans and what tremendous struggle. But we all humans struggle. Let’s climb in the skin of our neighbour and walk around in it. Shall we?

…school no more

I tried to convince my dad it’d be alright if I only go to school twice a week, it’d have been enough for me to learn what I had to. My fantasy was to sleep longer. In fact, to sleep is sacred for me to this day. But daddy would laugh at me and hug me and say: “you’re so witty Abi, get ready, the school bus is coming”.

On the other side, my brother was constantly discouraged about school. He never had good grades but there was a time he really appealed for staying at home. I remember his sad face while walking to our classroom :(. With intensive questioning my mom discovered an older kid in his class was baiting and threatening him.

The kid had flunked 7th grade twice and had an abusive behaviour with younger children. Finally, mom and dad went to school and made it a safer place for Isaiah.

Listen to your children. There is always a logical reason why they do what they do or why they want what they want. Ask them until they speak their hearts and minds out.
Loving this book.

El Diablo, el Infierno y otros mitos (Parte II)

Las calaveras representan la muerte y son utilizadas desde tiempos inmemorables para infundir temor e intensificar el miedo. Pero para ciertas culturas, también desde tiempos muy antiguos, las calaveras representan la vida, la esperanza y una forma de lidiar con el dolor. En México, por ejemplo, se celebra el Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre de cada año y es una festividad que tiene su origen en cultos de la Civilización Maya.

Por lo anterior, la imagen de esta segunda y última parte es la de una calavera cuyos huesos se convirtieron en flores, donde la muerte se traduce en terreno fértil para la vida. Lamentablemente, en sociedades religiosas fundamentalistas como la nuestra, no se busca ver la muerte como una nueva oportunidad aquí en la tierra de hacer mejor las cosas. Por el contrario, la religiosidad hace que la muerte nos aliene de la realidad, de la responsabilidad de cuidar el mundo que tenemos y de tomar acción para repararlo.

El impacto de perder a un ser amado enciende esa necesidad de entablar conexión con lo desconocido y buscar respuestas sobre la vida después de la muerte. Cuando pasé por ese proceso de pérdida, la formación cristiana evangélica definió mi forma de enfrentar ese dolor con los siguientes versículos:

  • Lucas 16: 19-31. La parábola del hombre rico y Lázaro : 26Además, entre nosotros y ustedes se abre una sima infranqueable, de modo que nadie puede ir a ustedes desde aquí, ni desde ahí puede venir nadie hasta nosotros”.
  • 1 Tesalonicenses 4:13-18 13 Hermanos, no queremos que ignoren la suerte de aquellos que ya han muerto. Así no estarán tristes como lo están los que carecen de esperanza. 14 Nosotros creemos que Jesús ha muerto y ha resucitado; pues, igualmente, Dios llevará consigo a quienes han muerto unidos a Jesús”.
Altar de día de Muertos
Altar del Día de los Muertos

Pero las experiencias me han llevado a transformar la forma de procesar la pérdida. De la misma forma, la fe que me fue inculcada en el hogar también ha sido transformada producto de la investigación y el análisis propio. Ahora considero inmoral el concepto del infierno y me inclino a pensar que el cielo, más que un lugar místico, puede ser un sistema de justicia y abundancia para toda la humanidad. Existe la posibilidad de que el cielo sea ese lugar que nosotros como especie debemos construir. Sea lo que sea que venga, nuestro enfoque debe ser el hoy y el ahora.

Jesús no invirtió su tiempo en infundir miedo con el infierno y, más que hablar de un cielo, se dedicó a ser respuesta para las necesidades básicas humanas, como bien lo dice Mateo 25: 35

35 Porque estuve hambriento, y ustedes me dieron de comer; estuve sediento, y me dieron de beber; llegué como un extraño, y me recibieron en sus casas; 36 no tenía ropa y me la dieron; estuve enfermo, y me visitaron; en la cárcel, y fueron a verme”.

Pero saciar el hambre y la sed, ofrecer asilo y vestido, donar tiempo visitando a la niñez huérfana y la población reclusa en las cárceles suele ser menos importante que reproducir en la niñez, la juventud y l@s nuev@s creyentes el temor en el infierno. Debido a esa obsesión que tiene la iglesia con el fuego eterno, el Diablo, los demonios y Halloween es fundamental la exposición a este tema.

Un estudio detenido de la Biblia fácilmente revela que Jesús divinizó al ser humano siendo el ejemplo viviente de que nada es más fuerte que nuestra especie, ni los demonios, ni las enfermedades, ni el hambre, ni la sed, ni el abandono, ni el rechazo, ni la muerte. Expulsó demonios, sanó enfermedades y nos demostró que somos más poderosos que los ángeles y el mal. Según Juan 14:12, dijo que haríamos cosas aún más grandes que las que él hizo y nunca perdió su tiempo recitando largos discursos sobre el infierno o Satanás. Tampoco perdió el tiempo con sermones en contra de la homosexualidad (aunque ese es otro tema).

El asunto es que el pueblo cristiano debe enterarse de que la Biblia está llena de mitología, sólo basta con leer 1 Samuel 28:3-25 que relata la invocación de un muerto por una hechicera o Ezequiel 37: 1-14  y los huesos secos que recobraron la vida. Sólo basta con que Jesús no fue producto de una relación sexual sino que por “obra del Espíritu Santo” fue sembrado en el vientre de María (Mateo 1:18-25). Personas preparadas académicamente en religión como el Obispo John Shelby Spong abogan por la reconciliación con la palabra “mito” y explican de manera sencilla que mitos como el de la concepción virginal de Jesús no ofenden la fe cristiana sino que revelan la sociedad pre-científica en que vivió Jesús.

cielo e infierno en la tierra
Puede que el “cielo” y el “infierno” no sean lugares espirituales más allá de la luna o en el núcleo de la Tierra, sino aquí en este planeta. En lugares donde hay salud, equidad y educación (cielo) y otros sitios donde abunda la pobreza, la injusticia y el hambre (infierno).

Y este es el tema principal, que los cristianos domingueros y las familias cristianas que no asisten a Escuela Bíblica comiencen a estudiar el Libro que tanto dicen respetar. Se trata de que las iglesias que no les interesa el estudio formal de la Biblia (porque les aterran  las preguntas que pueda generar la feligresía) sean coherentes con lo que predican de una vez por todas. Se puede percibir el temor que tienen muchos pastores de perder el control de la gente inocente que diezma y ofrenda. Un buen comienzo sería dialogar con el hecho irrefutable de que Las Escrituras están abarrotadas de mitos, sagas y leyendas y por lo tanto no podemos caer en el error de criticar o burlarnos de la mitología de otras religiones, y, sobre todo, de creer que la Biblia es un libro de historia o de ciencia.

Para finalizar, nadie tiene la verdad absoluta sobre la muerte y por eso no hay una forma correcta de creer qué nos sucederá cuando se acaba la vida. Ni la iglesia ni el cristianismo tienen derecho de imponer creencia alguna sobre este tema ni sobre ningún otro. De la misma forma, debemos darle menos importancia al diablo y al infierno y tomar responsabilidad sobre nuestros propios actos.

La frase de Harper Lee extraída de su libro To Kill a Mockingbird (imagen) expresa de manera formidable que nuestro enfoque debe ser aprender a vivir aquí en la Tierra antes de preocuparnos por cosas tan irrelevantes, lo que sobrepasa nuestros límites.

“Es sólo que hay una clase de hombres que están tan ocupados preocupándose por el mundo venidero que nunca han aprendido a vivir en este, y puedes mirar en las calles y ver los resultados de eso”.

Lo más probable es que mientras exista la muerte y mientras la humanidad no pueda superar el desapego con quienes mueren y en tanto no podamos confirmar qué sigue después que abandonamos este mundo, seguirán existiendo las religiones y persistirá la curiosidad por lo desconocido.

Seamos intencionales en vivir en armonía, con o sin religión, sabiendo que aún falta mucho por descubrir y que no todo está escrito. Enfoquémonos en el hoy, en el presente, en lo que tenemos, en las contribuciones que podemos ofrecer para cambiar el mundo y en las personas que podemos ayudar. Insisto, exijale a la administración y al liderazgo de su iglesia que un porcentaje de sus diezmos y ofrendas sean invertidos en la educación teológica de quienes enseñan Biblia.

Recomendaciones
-En cuanto a los mitos, La Última Tentación de Cristo (1988), Noé (2014) y Éxodo: Dioses y Reyes (2014) narran los pasajes bíblicos de una forma no tradicional, lo que nos permite contemplar otras perspectivas.
-En cuanto a los demonios, la serie Outcast (2016) ofrece una cátedra en cuanto a la labor del pastor y de la iglesia al enfrentar lo sobrenatural.
-La película Interestelar (2014) es muy útil para considerar otro ángulo sobre lo que puede suceder con la energía que sostiene nuestros cuerpos después de la muerte.

Fuentes
Biblia. Versión La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH) https://www.biblegateway.com
El Libro del Génesis. Gerhard von Rad. Ediciones Sígueme. Salamanca, 1982.
To Kill a Mockingbird. Harper Lee. Grand Central Publishing. New York, 1960.

p o l i s h i n g

El Diablo, el Infierno y otros mitos (Parte I)

Las películas de miedo le causan mucha curiosidad a alguien que tengo en casa. Él tiene una fascinación por el mundo de los espíritus y un deseo de experimentar con los sobrenatural que me provoca inquietud. Mi mamá no nos dejó ver Chuky (1988, 1990, 1991) ni Poltergeist (1982) ni Pesadilla en la Calle del Infierno (1984, las de Freddy Krueger) ni ninguna película de terror. “Ustedes no van a ver eso. Esas películas les hacen temer a cosas que no pueden hacerles daño, nada de eso puede tocarlos” nos decía. Siguiendo el tema, también mientras estuve en la escuela se hablaba en los pasillos de juegos satánicos como la Güija (También llamada Ouija) y Juanito. Crecí en una familia cristiana evangélica practicante, les paso nuestro horario:

Día Culto
Miércoles Culto de Oración
Viernes Culto Familiar
Sábados Culto de Jóvenes
Domingos Culto Normal

Papá y mamá nos hablaban poco del diablo y mucho de Dios. Mamá siempre nos hizo sentir protegidos y fuertes. Nos animó a no tener miedo, a no dejar de hacer cosas por pena y así ha sido hasta el sol de hoy. Pero el Diablo y sus misterios envuelve nuestra sociedad de tal manera que tarde o temprano seremos expuestos a ellos. En mi caso, inicié viendo películas de miedo como Los Otros (2001) y Señales (2002). En la primera, la imagen de la viejita vestida de niña me espantó por mucho tiempo. En la segunda, la escena cuando decidieron utilizar el reflejo de un cuchillo, metiéndolo por debajo de la puerta para ver quién estaba del otro lado, me exigía estar acompañada cuando me tocaba asegurar la salida al patio de la casa. Temía que la garra de la película me hiciera daño cuando intentara girar la llave.

Quien cree en Dios y los ángeles como seres sobrenaturales de bondad, generalmente cree también en el Diablo y los demonios como seres metafísicos de maldad. Pero nuestro conocimiento del mundo natural depende de nuestros cinco sentidos: la vista, la audición, el sabor, el olor y el tacto. Y el mundo sobrenatural (que supuestamente existe pero que no se puede comprobar) que no se puede ver ni tocar ¿con qué sentidos lo conocemos o cómo lo explicamos? Y los acontecimientos que sobrepasan nuestra comprensión como la muerte o los desastres naturales o ciertas tragedias, ¿cómo las procesamos?

Cuando no podemos explicar algo recurrimos a lo sobrenatural. Cuando existe algo que nos desarma y nos limita, se despierta nuestra curiosidad y también nuestra creatividad para desarrollar formas de explicar ese algo. Por ejemplo, los escritores del Pentateuco, que formaron parte de una época pre-científica con tecnología limitada, recurrieron a la mitología para explicar su realidad. Para ampliar el panorama mencionaré sólo algunos mitos en la historia bíblica del origen de todo según Gerard Von Rad en El Libro del Génesis:

diablo

Así como los pueblos primitivos recurrieron a los mitos para responder a las preguntas existenciales de la vida humana (de dónde venimos, para qué estamos aquí, de dónde viene el mal, porqué ocurren los desastres naturales, de dónde surgieron los idiomas, etc.) actualmente también recurrimos a formas creativas de responder a lo que no podemos controlar o explicar o entender. Aún en una época científica y tecnológica como la nuestra todavía tenemos muchos enigmas y preguntas sin resolver y entre ellas la más importante de todas es: ¿qué sucede después de la muerte?

Únicamente aquellas personas que han sufrido de cerca los estragos de la muerte pueden entender la impotencia que ocasiona el ver una persona sin vida. No cualquier persona sino una que veías a diario, que vivía en tu casa y que ahora yace frente a ti sin vida, entumecida. Ese evento te estremece por dentro y te introduce a una realidad desconocida: vivir con la angustia de si será posible encontrar a esa persona nuevamente. Lo traduzco como cuando se congela la computadora y aprietas las teclas para que vuelva a funcionar normalmente y sigue congelada; aprietas las teclas correctas y luego las incorrectas y sigue sin responder a tus comandos, hasta que utilizas el último recurso: reiniciarla o apagarla. Una tragedia similar a muy menor escala es cuando se congela la computadora luego de trabajar por horas ese trabajo final, que por confiada no le diste click al botón de “guardar”.

la muerte

Todas las personas procesamos de maneras distintas el episodio de la muerte. Algunas se quedan congeladas para siempre. Otras encuentran refugio en la religión, en la ausencia de religión, en una personalidad encapsulada, en conductas destructivas, en vivir en el pasado evitando el presente por miedo a vivir nuevamente la misma experiencia desgarradora o en el apego de cosas que pertenecieron a ese muerto o a esa muerta. Otras personas aprenden a lidiar con el dolor viviendo al máximo, buscando hacer el bien a la demás gente, despertando cada día sabiendo que puede ser el último y tratando de estar en paz con las personas que importan sabiendo que quizá no habrá mañana.

Y de eso se trata el género del Terror, de darle forma a aquellas experiencias que no se pueden comprobar. No le creo a todo el que dice que vio o habló con seres espirituales. Teniendo hoy la ciencia como herramienta es nuestra obligación servirnos de ella para descartar problemas psiquiátricos como la esquizofrenia o problemas neurológicos como la epilepsia (Caso de Anneliese Michel en el que se inspiró la película El Exorcismo de Emily Rose – 2005). De hecho, critico profundamente aquella tendencia común del cristianismo evangélico que utiliza como frase introductoria “Dios me dijo” para imponer los propios prejuicios del predicador, predicadora o evangelista en turno.

Pero también me parece arrogante dudar de todos los testimonios de experiencias sobrenaturales, sea con seres espirituales o con OVNIs. Y mientras no se pueda comprobar que son creación de la mente o producto del delirio, debe existir una apertura a estos relatos. El acercamiento ligero y burlesco hacia lo sobrenatural me recuerdan películas como La Posesión de Michael King (2014) donde, a raíz de la pérdida de su esposa, el señor King comenzó a experimentar con distintos rituales sin ningún respeto alguno o precaución para entrar al mundo de los espíritus y terminó loco (o poseído).

Nos hablamos mañana. Sueñen con los angelit@s.

Fuentes
Biblia. Versión La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH) https://www.biblegateway.com
El Libro del Génesis. Gerhard von Rad. Ediciones Sígueme. Salamanca, 1982.

 

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: