Search

el juanete

Aquí: lo incómodo que quieres hablar

Category

Religión

Do Something

Care about going to your son’s baseball game or your daughter’s on Sunday. If your Sundays are off work spend it wisely with the family, with your children, visit your parents or a sick relative.

There are different ways to worship… in all religions. Some go and plant trees or clean up the beaches. Some go to orphanages and spent time with lonely sad children. Some go to church and sit around and do nothing.

Whatever you believe in… do something!

Advertisements

El Diablo, el Infierno y otros mitos (Parte II)

Las calaveras representan la muerte y son utilizadas desde tiempos inmemorables para infundir temor e intensificar el miedo. Pero para ciertas culturas, también desde tiempos muy antiguos, las calaveras representan la vida, la esperanza y una forma de lidiar con el dolor. En México, por ejemplo, se celebra el Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre de cada año y es una festividad que tiene su origen en cultos de la Civilización Maya.

Por lo anterior, la imagen de esta segunda y última parte es la de una calavera cuyos huesos se convirtieron en flores, donde la muerte se traduce en terreno fértil para la vida. Lamentablemente, en sociedades religiosas fundamentalistas como la nuestra, no se busca ver la muerte como una nueva oportunidad aquí en la tierra de hacer mejor las cosas. Por el contrario, la religiosidad hace que la muerte nos aliene de la realidad, de la responsabilidad de cuidar el mundo que tenemos y de tomar acción para repararlo.

El impacto de perder a un ser amado enciende esa necesidad de entablar conexión con lo desconocido y buscar respuestas sobre la vida después de la muerte. Cuando pasé por ese proceso de pérdida, la formación cristiana evangélica definió mi forma de enfrentar ese dolor con los siguientes versículos:

  • Lucas 16: 19-31. La parábola del hombre rico y Lázaro : 26Además, entre nosotros y ustedes se abre una sima infranqueable, de modo que nadie puede ir a ustedes desde aquí, ni desde ahí puede venir nadie hasta nosotros”.
  • 1 Tesalonicenses 4:13-18 13 Hermanos, no queremos que ignoren la suerte de aquellos que ya han muerto. Así no estarán tristes como lo están los que carecen de esperanza. 14 Nosotros creemos que Jesús ha muerto y ha resucitado; pues, igualmente, Dios llevará consigo a quienes han muerto unidos a Jesús”.
Altar de día de Muertos
Altar del Día de los Muertos

Pero las experiencias me han llevado a transformar la forma de procesar la pérdida. De la misma forma, la fe que me fue inculcada en el hogar también ha sido transformada producto de la investigación y el análisis propio. Ahora considero inmoral el concepto del infierno y me inclino a pensar que el cielo, más que un lugar místico, puede ser un sistema de justicia y abundancia para toda la humanidad. Existe la posibilidad de que el cielo sea ese lugar que nosotros como especie debemos construir. Sea lo que sea que venga, nuestro enfoque debe ser el hoy y el ahora.

Jesús no invirtió su tiempo en infundir miedo con el infierno y, más que hablar de un cielo, se dedicó a ser respuesta para las necesidades básicas humanas, como bien lo dice Mateo 25: 35

35 Porque estuve hambriento, y ustedes me dieron de comer; estuve sediento, y me dieron de beber; llegué como un extraño, y me recibieron en sus casas; 36 no tenía ropa y me la dieron; estuve enfermo, y me visitaron; en la cárcel, y fueron a verme”.

Pero saciar el hambre y la sed, ofrecer asilo y vestido, donar tiempo visitando a la niñez huérfana y la población reclusa en las cárceles suele ser menos importante que reproducir en la niñez, la juventud y l@s nuev@s creyentes el temor en el infierno. Debido a esa obsesión que tiene la iglesia con el fuego eterno, el Diablo, los demonios y Halloween es fundamental la exposición a este tema.

Un estudio detenido de la Biblia fácilmente revela que Jesús divinizó al ser humano siendo el ejemplo viviente de que nada es más fuerte que nuestra especie, ni los demonios, ni las enfermedades, ni el hambre, ni la sed, ni el abandono, ni el rechazo, ni la muerte. Expulsó demonios, sanó enfermedades y nos demostró que somos más poderosos que los ángeles y el mal. Según Juan 14:12, dijo que haríamos cosas aún más grandes que las que él hizo y nunca perdió su tiempo recitando largos discursos sobre el infierno o Satanás. Tampoco perdió el tiempo con sermones en contra de la homosexualidad (aunque ese es otro tema).

El asunto es que el pueblo cristiano debe enterarse de que la Biblia está llena de mitología, sólo basta con leer 1 Samuel 28:3-25 que relata la invocación de un muerto por una hechicera o Ezequiel 37: 1-14  y los huesos secos que recobraron la vida. Sólo basta con que Jesús no fue producto de una relación sexual sino que por “obra del Espíritu Santo” fue sembrado en el vientre de María (Mateo 1:18-25). Personas preparadas académicamente en religión como el Obispo John Shelby Spong abogan por la reconciliación con la palabra “mito” y explican de manera sencilla que mitos como el de la concepción virginal de Jesús no ofenden la fe cristiana sino que revelan la sociedad pre-científica en que vivió Jesús.

cielo e infierno en la tierra
Puede que el “cielo” y el “infierno” no sean lugares espirituales más allá de la luna o en el núcleo de la Tierra, sino aquí en este planeta. En lugares donde hay salud, equidad y educación (cielo) y otros sitios donde abunda la pobreza, la injusticia y el hambre (infierno).

Y este es el tema principal, que los cristianos domingueros y las familias cristianas que no asisten a Escuela Bíblica comiencen a estudiar el Libro que tanto dicen respetar. Se trata de que las iglesias que no les interesa el estudio formal de la Biblia (porque les aterran  las preguntas que pueda generar la feligresía) sean coherentes con lo que predican de una vez por todas. Se puede percibir el temor que tienen muchos pastores de perder el control de la gente inocente que diezma y ofrenda. Un buen comienzo sería dialogar con el hecho irrefutable de que Las Escrituras están abarrotadas de mitos, sagas y leyendas y por lo tanto no podemos caer en el error de criticar o burlarnos de la mitología de otras religiones, y, sobre todo, de creer que la Biblia es un libro de historia o de ciencia.

Para finalizar, nadie tiene la verdad absoluta sobre la muerte y por eso no hay una forma correcta de creer qué nos sucederá cuando se acaba la vida. Ni la iglesia ni el cristianismo tienen derecho de imponer creencia alguna sobre este tema ni sobre ningún otro. De la misma forma, debemos darle menos importancia al diablo y al infierno y tomar responsabilidad sobre nuestros propios actos.

La frase de Harper Lee extraída de su libro To Kill a Mockingbird (imagen) expresa de manera formidable que nuestro enfoque debe ser aprender a vivir aquí en la Tierra antes de preocuparnos por cosas tan irrelevantes, lo que sobrepasa nuestros límites.

“Es sólo que hay una clase de hombres que están tan ocupados preocupándose por el mundo venidero que nunca han aprendido a vivir en este, y puedes mirar en las calles y ver los resultados de eso”.

Lo más probable es que mientras exista la muerte y mientras la humanidad no pueda superar el desapego con quienes mueren y en tanto no podamos confirmar qué sigue después que abandonamos este mundo, seguirán existiendo las religiones y persistirá la curiosidad por lo desconocido.

Seamos intencionales en vivir en armonía, con o sin religión, sabiendo que aún falta mucho por descubrir y que no todo está escrito. Enfoquémonos en el hoy, en el presente, en lo que tenemos, en las contribuciones que podemos ofrecer para cambiar el mundo y en las personas que podemos ayudar. Insisto, exijale a la administración y al liderazgo de su iglesia que un porcentaje de sus diezmos y ofrendas sean invertidos en la educación teológica de quienes enseñan Biblia.

Recomendaciones
-En cuanto a los mitos, La Última Tentación de Cristo (1988), Noé (2014) y Éxodo: Dioses y Reyes (2014) narran los pasajes bíblicos de una forma no tradicional, lo que nos permite contemplar otras perspectivas.
-En cuanto a los demonios, la serie Outcast (2016) ofrece una cátedra en cuanto a la labor del pastor y de la iglesia al enfrentar lo sobrenatural.
-La película Interestelar (2014) es muy útil para considerar otro ángulo sobre lo que puede suceder con la energía que sostiene nuestros cuerpos después de la muerte.

Fuentes
Biblia. Versión La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH) https://www.biblegateway.com
El Libro del Génesis. Gerhard von Rad. Ediciones Sígueme. Salamanca, 1982.
To Kill a Mockingbird. Harper Lee. Grand Central Publishing. New York, 1960.

El Diablo, el Infierno y otros mitos (Parte I)

Las películas de miedo le causan mucha curiosidad a alguien que tengo en casa. Él tiene una fascinación por el mundo de los espíritus y un deseo de experimentar con los sobrenatural que me provoca inquietud. Mi mamá no nos dejó ver Chuky (1988, 1990, 1991) ni Poltergeist (1982) ni Pesadilla en la Calle del Infierno (1984, las de Freddy Krueger) ni ninguna película de terror. “Ustedes no van a ver eso. Esas películas les hacen temer a cosas que no pueden hacerles daño, nada de eso puede tocarlos” nos decía. Siguiendo el tema, también mientras estuve en la escuela se hablaba en los pasillos de juegos satánicos como la Güija (También llamada Ouija) y Juanito. Crecí en una familia cristiana evangélica practicante, les paso nuestro horario:

Día Culto
Miércoles Culto de Oración
Viernes Culto Familiar
Sábados Culto de Jóvenes
Domingos Culto Normal

Papá y mamá nos hablaban poco del diablo y mucho de Dios. Mamá siempre nos hizo sentir protegidos y fuertes. Nos animó a no tener miedo, a no dejar de hacer cosas por pena y así ha sido hasta el sol de hoy. Pero el Diablo y sus misterios envuelve nuestra sociedad de tal manera que tarde o temprano seremos expuestos a ellos. En mi caso, inicié viendo películas de miedo como Los Otros (2001) y Señales (2002). En la primera, la imagen de la viejita vestida de niña me espantó por mucho tiempo. En la segunda, la escena cuando decidieron utilizar el reflejo de un cuchillo, metiéndolo por debajo de la puerta para ver quién estaba del otro lado, me exigía estar acompañada cuando me tocaba asegurar la salida al patio de la casa. Temía que la garra de la película me hiciera daño cuando intentara girar la llave.

Quien cree en Dios y los ángeles como seres sobrenaturales de bondad, generalmente cree también en el Diablo y los demonios como seres metafísicos de maldad. Pero nuestro conocimiento del mundo natural depende de nuestros cinco sentidos: la vista, la audición, el sabor, el olor y el tacto. Y el mundo sobrenatural (que supuestamente existe pero que no se puede comprobar) que no se puede ver ni tocar ¿con qué sentidos lo conocemos o cómo lo explicamos? Y los acontecimientos que sobrepasan nuestra comprensión como la muerte o los desastres naturales o ciertas tragedias, ¿cómo las procesamos?

Cuando no podemos explicar algo recurrimos a lo sobrenatural. Cuando existe algo que nos desarma y nos limita, se despierta nuestra curiosidad y también nuestra creatividad para desarrollar formas de explicar ese algo. Por ejemplo, los escritores del Pentateuco, que formaron parte de una época pre-científica con tecnología limitada, recurrieron a la mitología para explicar su realidad. Para ampliar el panorama mencionaré sólo algunos mitos en la historia bíblica del origen de todo según Gerard Von Rad en El Libro del Génesis:

diablo

Así como los pueblos primitivos recurrieron a los mitos para responder a las preguntas existenciales de la vida humana (de dónde venimos, para qué estamos aquí, de dónde viene el mal, porqué ocurren los desastres naturales, de dónde surgieron los idiomas, etc.) actualmente también recurrimos a formas creativas de responder a lo que no podemos controlar o explicar o entender. Aún en una época científica y tecnológica como la nuestra todavía tenemos muchos enigmas y preguntas sin resolver y entre ellas la más importante de todas es: ¿qué sucede después de la muerte?

Únicamente aquellas personas que han sufrido de cerca los estragos de la muerte pueden entender la impotencia que ocasiona el ver una persona sin vida. No cualquier persona sino una que veías a diario, que vivía en tu casa y que ahora yace frente a ti sin vida, entumecida. Ese evento te estremece por dentro y te introduce a una realidad desconocida: vivir con la angustia de si será posible encontrar a esa persona nuevamente. Lo traduzco como cuando se congela la computadora y aprietas las teclas para que vuelva a funcionar normalmente y sigue congelada; aprietas las teclas correctas y luego las incorrectas y sigue sin responder a tus comandos, hasta que utilizas el último recurso: reiniciarla o apagarla. Una tragedia similar a muy menor escala es cuando se congela la computadora luego de trabajar por horas ese trabajo final, que por confiada no le diste click al botón de “guardar”.

la muerte

Todas las personas procesamos de maneras distintas el episodio de la muerte. Algunas se quedan congeladas para siempre. Otras encuentran refugio en la religión, en la ausencia de religión, en una personalidad encapsulada, en conductas destructivas, en vivir en el pasado evitando el presente por miedo a vivir nuevamente la misma experiencia desgarradora o en el apego de cosas que pertenecieron a ese muerto o a esa muerta. Otras personas aprenden a lidiar con el dolor viviendo al máximo, buscando hacer el bien a la demás gente, despertando cada día sabiendo que puede ser el último y tratando de estar en paz con las personas que importan sabiendo que quizá no habrá mañana.

Y de eso se trata el género del Terror, de darle forma a aquellas experiencias que no se pueden comprobar. No le creo a todo el que dice que vio o habló con seres espirituales. Teniendo hoy la ciencia como herramienta es nuestra obligación servirnos de ella para descartar problemas psiquiátricos como la esquizofrenia o problemas neurológicos como la epilepsia (Caso de Anneliese Michel en el que se inspiró la película El Exorcismo de Emily Rose – 2005). De hecho, critico profundamente aquella tendencia común del cristianismo evangélico que utiliza como frase introductoria “Dios me dijo” para imponer los propios prejuicios del predicador, predicadora o evangelista en turno.

Pero también me parece arrogante dudar de todos los testimonios de experiencias sobrenaturales, sea con seres espirituales o con OVNIs. Y mientras no se pueda comprobar que son creación de la mente o producto del delirio, debe existir una apertura a estos relatos. El acercamiento ligero y burlesco hacia lo sobrenatural me recuerdan películas como La Posesión de Michael King (2014) donde, a raíz de la pérdida de su esposa, el señor King comenzó a experimentar con distintos rituales sin ningún respeto alguno o precaución para entrar al mundo de los espíritus y terminó loco (o poseído).

Nos hablamos mañana. Sueñen con los angelit@s.

Fuentes
Biblia. Versión La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH) https://www.biblegateway.com
El Libro del Génesis. Gerhard von Rad. Ediciones Sígueme. Salamanca, 1982.

 

¿Cómo exorcizar el fundamentalismo religioso? Síndrome del payaso. Por Abisag Villarreal Pretto

No hay ser humano que se exima del enojo y que en algún momento de su vida lo manifieste con palabras obscenas, mentadas de madre y/o violencia física hacia personas u objetos. Cuando me invadía la ira, mi mamá solía recitarme:

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.
Gálatas 5: 22-23

En ese momento, entendía que mi respuesta ante el factor externo que me encolerizaba debía ser pacífica ya que como cristiana, el Espíritu Santo habitaba en mí. No sé de qué manera se enseña la Biblia en la actualidad, pero la manifestación de las posturas en contra de la Educación Sexual Integral en Panamá muestra la forma en que la enseñanza cristiana se practica. Se lleva a cabo con soberbia e incitando al odio, se argumenta con intransigencia y además se amenaza con una segunda manifestación masiva bajo la prepotencia de que que ‘los hijos e hijas de Dios’ son mayoría.

El asunto sobre el Proyecto de Ley 61 ha agitado la cajita ocasionando que se les zafe la máscara tanto a personas religiosas como anti-religiosas o no-religiosas. Esto se evidencia con un grupo devoto que ha caído en algunos de “los apetitos desordenados” que se mencionan en Gálatas 5:19-21 y también en un grupo anti-religioso que ha sucumbido a la mofa e intolerancia hacia la multitud ignorante. La realidad es que un número importante de cristianos muestran los síntomas de una patología, mientras que muchos anti-religiosos responden con resentimiento producto de malas experiencias en la iglesia y simplemente no pueden resistir la risa y/o la indignación ante lo absurdo.

Oposición religiosa ante la ESI, Proyecto de Ley 61 y las Guías el MEDUCA

Algo realmente lamentable es que en los últimos tres censos realizados en Panamá, la Contraloría General de la República no ha considerado importante el factor religión. Según Alberto Valdés Tola en un artículo publicado en 2014 en La Estrella de Panamá, en Centroamérica, nuestro país es el segundo país con mayor afiliación al cristianismo (93%) e indica que la sociedad panameña es profundamente católica (80.9%) y, en menor medida, protestante (17.6%). El presente artículo hace alusión a este último grupo, que en Panamá pertenece en gran parte a la denominación pentecostal. Congregaciones como Hossana y Casa de Oración Cristiana, las iglesias más grandes de la capital, se denominan pentecostales.

Tal como expresa el pastor Jorge Vaccaro, el pentecostalismo ha sido criticado por la “falta de preparación teológica” que es uno de los defectos más profundos de esta denominación. La expresión “la letra mata” se ha descontextualizado por mucho tiempo. Este movimiento religioso tardío ha sido rechazado por las Iglesias históricas por su exclusivismo y por su doctrina de “hablar en lenguas”.

Screen Shot 2016-07-21 at 1.12.50 PM

La única institución educativa que ofrece formación religiosa en Panamá es el ISBAD (Instituto Superior Bíblico de las Asambleas de Dios). Las iglesias más predominantes de la República responden a concilios internacionales como El Movimiento Misionero Mundial, Las Asambleas de Dios, El Concilio Cuadrangular, todos de corte pentecostal. Este corte religioso se caracteriza por el movimiento carismático y algunas de sus denominaciones se distinguen visiblemente por sus mujeres en faldas largas, sin maquillaje y si joyería.

En relación con la Ley 61, la oposición está encabezada por el Sr. Luis Eduardo Sagel García quien también personifica al payaso Pin Pin. Como mencionaba al principio, las intervenciones públicas del señor Sagel en el Foro de La Prensa, por ejemplo (diríjase directo del minuto 50:30 al 54:20), han dejado mucho que desear por el tono belicoso de las mismas. En caso de que la cuenta de Badoo sea legítima, el Sr. Sagel se describe a sí mismi como ‘smoker’ o fumador, algo que la iglesia evangélica aborrece de acuerdo a 1 Corintios 6:19: “¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que han recibido de Dios y que habita en ustedes? Ya no son los dueños de ustedes mismos”. El mismo paladín de la moral cristiana atenta contra el “templo del Espíritu”. Un claro ejemplo de la memoria selectiva bíblica de algunos fundamentalistas.

pinpin1pinpin2

Ataque a Candy 1Ataque a Candy 2

Ataque a Candy 3

El señor Sagel persiste en utilizar la terminología errada de “ideología de género” y exhibe su homofobia al manifestar su disgusto por la iniciativa de Candy Pamela (primera transexual en cambiar legalmente su nombre de hombre a mujer) al enseñar educación sexual. Insiste en que “el pueblo habló claro”, pero al parecer, la población a la que él pertenece es la única que cuenta, cosa se puede traducir en sectarismo y discriminación. Adicional, está alimentando al pueblo con teorías de conspiración cuando menciona que “creo seriamente que esas guías para niños ya están listos, todo esto de borrador es para marearnos”. Pin Pin deja muy mal a la iglesia evangélica, pero su comportamiento puede tener una explicación racional.

El Síndrome del Payaso

El fundamentalismo es una patología muy común en todas las religiones, sobre todo en aquellas denominadas “religiones del libro”: el judaísmo, el cristianismo y el islam, por orden cronológico. Los síntomas de esta condición se manifiestan en el individuo cuando:

  1. Afirma poseer autoridad dada por dios para juzgar los actos de otros seres humanos.
  2. Muestra superioridad y apatía ante la ciencia y cualquier evidencia que contradiga su criterio.
  3. Se considera autorizado por su divinidad para imponer su postura, sea política, religiosa o moral.
  4. No está abierto al diálogo.
  5. No admite críticas y considera ofensivo cualquier cuestionamiento hacia sus prácticas u opiniones.
  6. Es intolerante con las posiciones de quienes no aceptan su autoridad.
  7. Interpreta su texto sagrado de manera literal sin tomar en cuenta todos los factores requeridos para su comprensión y las herramientas de estudio (exégesis, hermenéutica, contexto socio-cultural, análisis gramatical, análisis de las fuentes, análisis canónico, análisis feminista, etc.).

Me veo obligada a ubicar el extremismo religioso en la categoría de “patología” porque extrae del ser humano la capacidad natural del cerebro para razonar, analizar, descifrar su entorno y actuar en favor del bienestar común. Por lo visto la religión mal llevada ocasiona que los seres humanos presionen el botón de ‘apagar’ a sus cerebros y un cerebro apagado es un cerebro enfermo. A esto he denominado el “Síndrome del Payaso”. Este preámbulo busca sustentar que la persona que padece esta dolencia, adquirida desde la niñez, no tiene herramientas para superar su condición y necesita de ayuda.

Niveles y NIVELES. ¿Qué tan mal estamos?

En Medio Oriente se puede observar un fundamentalismo religioso de alta escala. La justificación religiosa del robo de tierras o Sionismo por parte de judíos fundamentalistas así como el fundamentalismo islámico en Afganistán encabezado por los grupos talibanes son expresiones religiosas extremistas muy lejanas a nuestra realidad panameña. Es por eso que mi propuesta en contra del fundamentalismo religioso en Panamá o el Síndrome del Payaso se basa en el conocimiento, la tolerancia, la constancia y la paciencia.

Procedimiento de exorcismo contra el Síndrome del Payaso

Los versículos utilizados para rechazar la masturbación están forzados y los referentes a la abstinencia sexual son debatibles (Ver fornicación). En gran parte son conceptos desarrollados por un cristianismo rendido ante el pensamiento platónico. Katerine De Jong en ‘Platón y el Sexo‘, analizando a Platón en su libro La República, nos comenta lo siguiente:

Platón nos hace ver que el acto sexual debería responder exclusivamente a la procreación de ciudadanos sanos y útiles y que, así mismo deberíamos liberarnos del yugo de los deseos sexuales que nos constriñen a fin de no actuar perennemente como animales propiamente sin razón, entendiendo que el amor verdadero que buscan las almas tiene un carácter intelectual más que sexual.

Ignorando la sospecha de que Platón era homosexual, práctica común en la Antigua Grecia, no podemos ignorar el hecho de la población de la Tierra ha aumentado al punto del peligro. El consumismo, el riesgo ambiental y la inequidad son algunos de los factores que descartan el uso del sexo únicamente para procrear. Adicional, es una desgracia que se consideren los condones algo más inmoral que el SIDA.sindrome del payasoAún hay Chance

No piense usted que ningún religioso en Panamá maneja un evangelio que no condena la homosexualidad, que es abierto a hablar sobre la masturbación sin satanizarla y que tiene la disposición de contestar preguntas y cuestionarse dogmas. Sí existen. El gran obstáculo para estas personas es que cumplen alguna de las siguientes características:
a) Trabajan para la iglesia y exponer libremente estos conceptos pone en riesgo su empleo.
b) Habiendo pertenecido la mayoría de su vida a estas comunidades de fe,  corren el riesgo social de sufrir exilio y consecuentemente soledad.
c) Tienen miedo de ser señalados como homosexuales o lesbianas (un pensamiento muy marcado es que “quien defiende a la comunidad LGBT es porque seguramente es homosexual o lesbiana”).

Debido al Síndrome del Payaso, el temor de quienes tienen cierta preparación en religión y la educación religiosa deficiente o nula del país, no hemos tenido la dicha en Panamá de que algún grupo cristiano evangélico promueva debates o conversatorios o algún acercamiento con los no-religiosos. En Estados Unidos, cristianos como John Shelby Spong, rabinos como David Wolpe y musulmanes como Reza Aslan acceden sin titubear a debatir en foros públicos contra ateos y/o agnósticos como Richard Dawkins, Sam Harris o el muy recordado Christopher Hitchens. Ese es el tipo de propuesta que se espera de una religión saludable, que no tiene miedo a debatir sus posturas, que no muestra temor ante un ateísmo articulado porque a su vez se siente poseedora de una fe articulada.

Conclusión

No todo es malo, tenemos un grupo religioso que está abierto al diálogo armonioso como el propiciado por la Alianza Evangélica en su programa Él Conoce tu Corazón. Allí se debatió el Proyecto de Ley 61 con la participación del Diputado Adames y otras personas en contra de la Ley. En la sociedad panameña no todas las manifestaciones religiosas son extremistas. Creo que tanto los religiosos como los anti-religiosos o no-religiosos tienen una preocupación genuina por sus hijos e hijas y es por esto que debemos recurrir a estrategias de unión. Juntos debemos llegar a acuerdos que beneficien a todas las comunidades que componen nuestra sociedad.

Jesús siempre se manifestó en favor de las minorías oprimidas como las mujeres, las viudas y la niñez en el primer siglo. Hay muchas razones para pensar que también se mostraría a favor de los homosexuales y toda la comunidad LGBT en la actualidad. Este dato bíblico es algo que la iglesia cristiana debería considerar. Si la Iglesia Evangélica desea salir menos lastimada de esta lucha, debe sopesar con urgencia colocar otra ‘cara’ menos pasional y más representativa de los valores cristianos. En cuanto a no-religiosos o anti-religiosos, no es inteligente perder el enfoque a causa de las acciones incoherentes o absurdas de la comunidad  cristiana. Sin duda alguna, son la educación y la tolerancia las mejores aliadas para alcanzar cambios positivos en nuestra nación, sean cambios ideológicos, políticos o sociales.

Y recuerde: si quiere lavar los trapos sucios del vecino en público, no vaya a hacerlo ni en pantys ni en calzoncillos.

Los Minions son del diablo… y yo los amo

winnie

Ese día agarré todos los CDs de Shakira y los rompí… incluyendo Pies Descalzos (¡que pecado!). Me metí a mi cuarto con 13 añitos creyendo que estaba cumpliendo una misión encomendada desde el cielo: Desechar toda la música de esta artista porque un grupo altamente capacitado (en no sé qué y no sé dónde) descubrió que al tocar las canciones hacia atrás, se escuchaban adoraciones a Satanás. Así que, como una soldado de Jah y entre lágrimas, destruí los discos y salí victoriosa de la prueba puesta por Dios.

De Coca-Cola decían, y algunas personas sostienen, que su símbolo visto desde cierto ángulo muestra la silueta del mismo Diablo. A Winnie Pooh también tuve que evitarlo a toda costa porque se me enseñó que es un oso homosexual y se evidencia con su voz afeminada y su profunda sensibilidad. De igual manera, Pikachú sin duda es demoniaco; así como Hello Kitty, Los Pitufos, Juan Gabriel, Los Beatles, Los Minions y los otros que le dijeron a usted en su niñez o adolescencia que yo no me sé.

Y así actué y creí por mucho tiempo, limitándome a escuchar sólo cierto tipo de música “edificante”, no yendo las fiestas de amistades mundanas porque “la luz no se une con las tinieblas” y disfrutando a media máquina las actividades de mis compañer@s del colegio porque, como la mayoría no eran cristian@s, debía mantener mi distancia. Del sexo, de la forma correcta de vestir y hablar y de mi rol como mujer, ni se diga, respeté reglas absurdas. Mucho de eso no me hacía sentido pero no importaba porque debía seguir sin cuestionar lo que “la autoridad puesta por Dios” dijera y todo era por fe y “sin fe es imposible agradar a Dios”. Y yo quería agradarle. Hasta que descubrí que eso de creerme luz y etiquetar de tinieblas a todo aquel que no practicara la religión como yo, me hacía parte de una práctica ególatra y discriminativa.

Ciertamente hasta que salí del país sola y pude pensar sin la influencia religiosa pisándome los talones, supe que tenía un mundo de opciones, que la maldad está adentro y afuera de la iglesia casi en la misma proporción, que practicamos una religión por herencia/tradición y no por decisión propia o producto de un análisis personal. Que Satanás no es el ser mitológico con cachos, rabo y trinche sino que se hace realidad en nosotr@s cuando tenemos prejuicios sobre temas como la homosexualidad, la política, el sexo, otras religiones o el aborto. Que el verdadero pecado es no usar la capacidad de razonamiento que, según l@s que creen, Dios nos dió.

Anyway, confieso que al Rookie y a los Backstreet Boys jamás los deseché, supe que Dios me perdonaría y tomaría en cuenta mi cuota con el sacrificio de Shakira. Amo a los Minions y amo a Residente René Pérez, vulgar y atrevido pero haciendo más por la humanidad que aquell@s que no cesan de hablar en nombre de Dios, pero no actúan. Sólo hablan y hablan mal. Actualmente mi suegra (ahora evangélica) se lamenta de haber destruido su hermosa estatua de la Virgen y narra con tristeza el día que quemó todos sus adornos de navidad (su pastor le dijo que debía botar todo: el arbolito, un Santa Claus bien pritty, etc.). Por favor, no crea todo lo que le dicen, investigue, pregúntese ¿de dónde sacó esta información? Razone. Diviértase. Viva. Yo por mi parte quiero de vuelta mis CDs y todo lo demás.

…“Dejad a las niñas venir a mí”…

Pastor Evangélico

Cuando tenía dos o tres años, una chica que ayudaba en casa -desubicada– trató de enseñarme las partes íntimas de la mujer: el tontón, la corocochita. Ese atrevimiento no le gustó nadita a mi mamá quien brincó y dijo:“No, no, no! A las cosas por su nombre: se dice ‘vulva’”, y a su tiempo me enseñó a no decir pajarito sino pene. Mi hermano y yo fuimos etiquetados como precoces porque hablábamos clarito como el agua desde muy temprano y creo que es producto de esa crianza transparente. Repito la frase: ¡a las cosas por su nombre! Ya de grande ha sido muy útil tanto para ahorrarme malos entendidos como para expresarme sin rodeos.

El señor Joel Guevara, un señor de 34 años, casado, con hijos y para rematar, pastor evangélico, decidió hacerse amante de una muchacha de 19 años y fue descubierto los primeros días de marzo porque la joven publicó en su cuenta de Instagram fotos en donde ambos expresan su amor. Adicional a eso, la cuenta de Twitter @Trafico_pty se tomó la tarea de opinar fuertemente sobre el tema de tal forma que alcanzó la atención de todo Panamá. Las fotos son las siguientes:

en la cama
En la camita!
de paseito
De paseito!
con el uniforme
Besitos!

@traficooesteymas

Pero lo que sucede después de las fotos es la razón principal de este escrito. Resulta que TELEMETRO, al parecer tiene problemas de rating y le propuso al señor Guevara entrevistarlo en el noticiero matutino con Alvaro Alvarado (ver entrevista aquí, es crucial para comprender el tema). Dicha entrevista fue un desastre por parte del periodista, profundamente indignante por parte del señor Guevara y desalentadora por parte de Idalia Martínez, directora de la SENIAF (Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia).

Puede parecer el análisis ocioso de una noticia amarillista que implica un escándalo más de la iglesia organizada, pero encontré varios puntos vitales que valen la pena analizar. De antemano, a pesar de mis intentos, le advierto que no es un escrito breve como algunos de los anteriores. Sin embargo, una historia que incluye un pastor acusado de pedofilia, la directora de una institución que representa a la familia más preocupada por el respeto al uniforme escolar y un periodista sin ganas de hacer bien su trabajo, merecen el tiempo.

Álvaro Alvarado

Cuando casos vergonzosos como estos sean ventilados en la televisión, no piense usted que es de gratis. Generalmente el programa o la televisora le ofrecen dinero a l@s protagonista de los escándalos para que accedan exponerse ante la luz pública y así aumentar el rating de dicho programa y/o canal. Estos casos amarillistas son los más vistos y los más buscados por la audiencia y ésto no es ningún secreto. Por el mismo lado, es notorio que se trata de un guión preparado para abordar el tema superficialmente, se trata de un acuerdo entre el ofensor y el programa en donde voy a hacerte ganar televidentes a cambio de que no indagues sobre mí comportamiento escandaloso. Es evidente que el señor Guevara no responde las preguntas y el periodista tampoco se esfuerza por insistir.

¿Cuál es la labor de un(a) periodista? Ser inquisitivo(a), no dejar cabos sueltos y conseguir, con el entrenamiento periodístico, información relevante que sea útil para generar cambios positivos en la sociedad. En esta ocasión, el señor Alvarado le da muy poca importancia a este caso y lo aborda superficialmente. Es una pena que no sepamos las respuestas de Joel Guevara a las siguientes preguntas:

¿Tiene usted Instagram?
¿Usted tenía conocimiento de que las fotos estaban siendo publicadas?
¿Sabe cómo funciona la configuración de seguridad de las redes?

Lo que se publica en las redes, le pertenece a las redes y aunque la difamación tiene consecuencias legales, ya Joel aclaró que el adulterio es cierto. Existe la configuración de seguridad que permite seleccionar si la publicación a realizar está destinada al público o a un grupo selecto. Dicho esto, lo que es público está sujeto a todo tipo de crítica, señalamiento, denuncia, etc. Por lo tanto, nadie se robó la foto de la joven porque robar es un delito, sino que alguien usó el derecho que el internet provee de ver las fotos que evidencian el pecado del “pastor” y denunciarlas. La relación aparentemente terminó ahora que la involucrada tiene 19 años, pero al igual que comenta Tráfico Oeste y Más, creo que es muy probable que haya iniciado desde tiempo atrás cuando ella era menor de edad.

Sería interesante saber si Joel le habría advertido a la joven amante de evitar hacer pública su relación ya que él estaba jugando a los novios a escondidas de su esposa y si realmente se salió de control o si existe alguna historia tipo novela en donde la muchacha ya le estaba exigiendo a su Xaparroh algo más y ésta fue una expresión de su descontento al no conseguirlo. Pero esa ya es mucha influencia creativa de Televisa. Señor Joel, su familia no ha sido afectada por las fotos, ha sido afectada por USTED.

¿Exactamente a partir de cuándo comenzó su relación con la joven?
¿Hace cuánto que se separaron?
¿Alguna vez la obligó a hacerse un aborto?

Preguntas incómodas pero relevantes en un caso de como este. No puede usted cometer un error de este tipo y esperar que el único afectado sea usted. Cuando se comenten errores en materia íntima como la sexualidad es tácito y sobreentendido que el resto de la familia será afectado.

Joel Guevara – “el ataque es mío, no de mi familia

A qué ataque se refiere, ¿al ataque del Diablo o al de las redes? Y éste es uno de los más delicados problemas del cristianismo actual: siembra en sus fieles que todo lo malo viene del “Diablo” y por lo tanto nosotr@s mism@s no tenemos la culpa de nada; somos débiles e incapaces de rechazar las tentaciones de Satanás, ¡pobrecit@s de nosotr@s!

¿Y el cerebro? ¿Y la capacidad de razonamiento? ¿Y el libre albedrío?

No somos seres controlados por Satanás y sus demonios, sino que tenemos la capacidad de resistir todo aquello que no nos conviene. De hecho, el escritor de Santiago sabe que tenemos la capacidad de resistir al “diablo”:

Sométanse, pues, a Dios y resistan al diablo, que no tendrá más remedio que huir. Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. ¡Limpien sus manos, pecadores! ¡Purifiquen sus corazones, ustedes que se portan con doblez! Santiago 4:7-8

¿Qué es un pastor? Según la RAE, un pastor protestante es un “eclesiástico o laico designado por la comunidad para su guía espiritual y gobierno”. Sería inmoral hacernos de la vista gorda, estimada lectora y apreciado lector. Se trata de un PASTOR.

Infelizmente, cualquier persona puede ser pastor/a. En Panamá, por ejemplo, no se exige ningún tipo de estudio, curso o certificado básico. ¡NADA! Un libro como la Biblia con textos escritos entre 2,500 y 2,000 años aprox. requiere de estudios formales para poderse entender e interpretar en esta época tecnológica y científica. Pero no, eso no sucede y producto de eso tenemos señores como Joel Guevara cuya interpretación de la Biblia es que “las cosas ocurren porque Dios permite que sucedan” y que “Dios tiene algo grande”. Eso es no conocer la Biblia y tergiversar un texto sagrado a la propia conveniencia.

Entonces a estas personas sin preparación teológica alguna y, peor, sin integridad moral, son aquellas a quienes le damos el poder de gobernar a los sectores más vulnerables e influenciables de la sociedad: la niñez, la juventud en general y l@s jóvenes en riesgo atendidos por la Fundación Teen Challenge, por ejemplo. Se trata de una vil distorsión del mensaje de Jesús. En el ambiente de iglesia, business as usual. Es el mismo error de interpretación que ha resultado en que las mujeres sean sometidas a los hombres y condenadas al trabajo del hogar, en tratar a l@s gays como endemoniad@s o en la sumisión a la autoridad porque “la autoridad”es puesta por Dios, y la cuenta continúa…

El Señor Joel expresó: “el acosamiento verbal […] que ha comprometido a mis hijos […] no, no me ha complacido”. Señor, si usted cometió el error usted no le va a indicar al resto del mundo qué pueden o no hacer con su error. A estas alturas ya las complacencias se terminaron, ahora se trata de asumir que su proceder es en exceso escandaloso debido a su posición como pastor y enfrentarlo, la culpa es sólo suya.

Idalia Martínez – “el simple hecho de que estuviera utilizando un uniforme de escuela

El problema principal, según la señora Martínez, es que la niña estuviera vistiendo el uniforme del colegio y que afecte el prestigio del mismo. Es decir, si alguna menor no está usando el uniforme no hay problema. La directora de la SENIAF, cuyo salario es producto del esfuerzo del pueblo panameño, únicamente supo hablar de “utilizar el uniforme con dignidad”, ¿en serio? Provoca náuseas. El enfoque principal de la entrevista debió ser la familia, educar a la población en cómo reaccionar ante estos casos para proteger a l@s menores de edad involucrad@s, las precauciones al utilizar las redes sociales, proveer estadísticas/porcentajes de las denuncias de este tipo y comentar sobre qué se está haciendo en las Iglesias y Fundaciones para evitar estos sucesos.

La ciudadanía merece saber bajo qué circunstancias las escuelas aceptan mayores de edad en la jornada matutina. La mayoría suponíamos que la Escuela Nocturna tiene el propósito de educar a l@s adult@s que no pudieron terminar sus estudios cuando eran menores de edad. ¿Qué pasó en este caso? Es muy dudoso. Es increíble cómo se habla tan enfáticamente del uso del uniforme, ¿y la investidura del pastor qué? Preguntas como:

¿cómo manejó su esposa la infidelidad?
¿qué le dijiste para que te perdonara?
¿qué tipo de bullying están recibiendo tus hijos?

…hubiesen aportado realmente a la comunidad en general al igual que las preguntas en el párrafo anterior, pero beneficiar a la comunidad no es el interés del noticiero ni de la directora del SENIAF en este caso, los ojos están puestos en el rating y el reconocimiento público.

La tergiversación bíblica, los fallos de la iglesia y la ingenuidad de l@s religiosos

Sería interesante saber exactamente a qué texto bíblico se refería el pastor con eso de que “todas las cosas ocurren porque el Señor permite que [sucedan] […] y para esto somos llamados”, porque aún no lo encuentro. O sea, según Guevara Dios permitió que él fuera infiel y lo controló de tal manera que no tuvo opción de serle fiel a su esposa. ¡Que forma cínica y estúpida de evadir la responsabilidad de sus actos! No somos robots y eso tod@ cristian@ comprometid@ lo sabe.

El señor Joel Guevara se vistió de víctima de pies a cabeza, y se expresó con obvia altanería como si el hecho de que trabaje en la Fundación Teen Challenge o que sea pastor de cierta manera le haga merecer un castigo menor por su comportamiento vergonzoso. También se muestra indignado por el proceder de las redes sociales. ¿Qué esperaba? ¿Palmadas en la espalda? Y como si fuera poco tuvo la osadía de utilizar como escudo un texto sagrado y la jerga pandereta, como dijo uno de mis contactos de Facebook. Sí, se arrepiente de lo que “ha ocurrido” que se destapó la olla gracias a Instagram, no de ser adúltero. Según sus palabras lo que más le aqueja es que se hayan publicado las fotos, es afectar a sus amigos, al Reverendo Nieto y su testimonio. Las palabras “me arrepiento de haber violado mis votos matrimoniales con esa niña, me arrepiento de pecar contra Dios y de ser un mal ejemplo” nunca las menciona. Hubiese servido de mucho citar textos como:

Pues nada hay escondido que no haya de ser descubierto, ni hay nada hecho en secreto que no haya de conocerse y salir a la luz. Lucas 8:17

Ustedes, los maridos, amen a sus esposas, como Cristo amó a la Iglesia. Por ella entregó su vida. Efesios 5:25

Que todos respeten el matrimonio y mantengan limpia su vida conyugal, pues Dios juzgará con severidad a los adúlteros y lujuriosos. Hebreos 13:4

O el Salmo 1, Romanos 6:23, 1Pedro 3:7 o 1Corintios 7:3-5, tantos textos con los cuales este “siervo de Dios” pudo haber bendecido al público mostrando un verdadero arrepentimiento. Pero no, no conoce la Escritura ni demuestra arrepentimiento. Si fallas te disculpas y punto, pero a la caca no se le adorna con flores.

No dañes las disculpas con excusas.

¡A cualquiera le puede pasar! ¿Sí?

Mire, a cualquiera le puede dar cáncer o tener un accidente de carro o ser botad@ del trabajo o tropezar y rasparse las rodillas. Pero tener sexo con alguien es algo de lo cual tenemos pleno control. Como dijo algún religioso sabio: “usted no cae en el pecado sino que usted ENTRA en el pecado”. En palabras sencillas, el pecado no es un hueco en la calle en el que caemos accidentalmente sino una puerta que voluntariamente abrimos.

Ser pastor no tiene que ver con “labia” o capacidad de dar buenos discursos o tener una tremenda retórica. Cada vez se ve más a la iglesia como un negocio similar a la política en donde el mejor sermón es el que gana y a la hora de la verdad todo es mentira y corrupción. Debemos crear criterios de selección y exigir preparación académica para quién gobierna espiritual/moralmente a los grupos religiosos. Usted que asiste a una iglesia, cualquiera que sea, debe exigir eso. ¿Qué pasaría si Joel Guevara en vez de pastor hubiese sido maestro? ¿Verdad que el escándalo hubiese sido peor? El oficio de pastor, que no está regulado por la ley ni está sujeto a preparación académica, debe ser aún más rigurosamente vigilado por la comunidad y el Estado.

Este suceso no nos dejará olvidar o pasar por alto que la pedofilia o el adulterio, son cosas que suceden tanto en la iglesia Católica como en la Evangélica. Nos deja claro que los pastores y pastoras son humanos comunes y corrientes que no se deben endiosar. En palabras de la jerga religiosa, sería caer en idolatría y eso trae terribles consecuencias como hemos visto en el caso de Joel Guevara. Usted que tiene hij@s, niñ@s o jóvenes, no sea pront@ para arrojarles en la misa o en el culto a la merced de cualquier persona con investidura pastoral o clerical. Esté muy pendiente de a quién le confía su preciada familia.

Abrigamos la esperanza de un periodismo respetable y preocupado por cosas más importantes que el rating, una iglesia y un pastorado más preparado y comprometido con la feligresía y realmente fieles a la Biblia, y un pueblo que se atreva a analizar críticamente sin miedo a las consecuencias. Animo a papá y mamá a llamar las cosas por su nombre y a educar sin pepitas en la lengua. No les cree morbo a sus hij@s, no les mantenga el cuento de la cigüeña por mucho tiempo y enséñele el respeto a la autoridad pero sea enérgic@ en que la prioridad es el respeto a sí mism@s y a sus cuerpos. Por último, el alcance que tienen las redes sociales es ilimitado y la información que depositamos allí no es secreta nunca más. A pesar del dicho: “nadie aprende por cabeza de otr@”, por favor aprenda de éste caso y si no quiere que algo se sepa, no lo haga.

@eljuanete507/@abimztra

 

 

De parte de las hijas de Lot: ¡Feliz día de la Mujer!

las hijas de lot

A causa de un maestro, hoy me puse las sandalias de las hijas de Lot y escuché el estruendo afuera. Me asomé por la ventana y vi que el pueblo tenía nuestra casa rodeada. Al unísono hombres, ancianos y niños, reclamaban a los dos recién llegados visitantes para violarlos; vociferaban sus maldades con gran violencia. De repente mi padre dijo:

‟Hermanos míos, les ruego que no cometan tal maldad. Tengo dos hijas que aún son vírgenes; voy a traerlas para que hagan con ellas lo que quieran, pero no les hagan nada a estos hombres que están cobijados bajo mi techo.”
Génesis 19: 7-8

Sus palabras me destrozaron el alma. O sea es mi papá quien me cargó de niña, jugó conmigo y me vio crecer quien hoy me condena a tan horrible suerte.

Si tanta era la necesidad de proteger a los invitados: ¿porqué Lot no se ofreció a sí mismo para que lo violasen e hicieran con él lo que quisieran? Ya sé, porque sus hijas (fueran vírgenes o no) y la mujer en general tenían el mismo valor que el ganado o los puercos. Así era en aquel tiempo. Así es en algunos lugares actualmente.

A pesar de que ni mi hermana ni yo fuimos violadas, jamás olvidaré como hija de Lot, que papá es capaz de abandonarme a mi mala suerte, de entregarme a bandidos para que me violen.

Ya calzándome mis propios zapatos, me queda claro que el cuento de Lot no es para niñas, que la saga de Lot debe ser re-interpretada en nuestras iglesias. Siempre recordaré que Dios está más allá de la Biblia, que la Biblia NO es Dios. Qué alivio saber que mi padre jamás me arrojaría a la merced de malhechor@s para que me ultrajen sexualmente, por la razón que sea.

Que alivio saber que el Dios de Lot no es como dice esa parte de la Biblia.

Que alivio vivir en este tiempo donde la mujer ya no es un pedazo de carne que cualquiera mastica y escupe sin que nadie se conmueva,
un plato desechable,
un ser sin cerebro que sólo es útil para procrear.

Estamos en deuda con todos esos maestros y maestras que nos obligan a voltear la mirada, que nos animan a luchar contra el sistema, a ver y escuchar con otros oídos. La lectura literal de la Biblia nos aleja de Dios. No lea la Biblia literalmente y verá a Dios. Ya no somos más como las hijas de Lot ni estamos a merced del opresor.

Hoy recordamos a Berta Cáceres y a todas las mujeres del pasado y del presente que nos recuerdan que no existe obstáculo imposible de superar. Que ayer, hoy y mañana venceremos.

De parte de las hijas de Lot:

¡Feliz día de la Mujer!

 

 

Sal y no Azúcar

ST_1503_FOFOKT01.tif

“Aquí no hay empleada”, frase contenida en la reprimenda de mi madre al encontrar una y otra vez mi habitación hecha un chiquero. ¿Sabía yo que mi mamá no era mi empleada? Claro que lo sabía pero mis acciones requerían de recordatorios, por lo menos una vez al día. Ante la enseñanza evangélica que recibí sobre las imágenes en las iglesias católicas ligadas a la idolatría le pregunté a una persona católica sobre ellas y me explicó que el Cristo crucificado y la señal de la cruz se instituyeron como recordatorio de aquel momento sagrado en que murió Jesús, de su gran sacrificio.

Tatoo Nightmares, Bad Ink, LA Ink, Ink Master y otros programas de televisión norteamericanos sobre tatuajes presentan a cientos de personas que acuden a marcar su cuerpo con una imagen que les recuerde un momento trascendental en su vida, una batalla vencida o una persona amada que falleció.

Y de eso se trata el siguiente pasaje:

Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal pierde su sabor, ¿cómo seguirá salando? Ya no sirve más que para arrojarla fuera y que la gente la pisotee.

Mateo 5: 13

…de recordarle a un pueblo inmerso en una cultura dominante, que la comunidad judía minoritaria no compartía, la forma correcta para enfrentar esa realidad. Según Warren Carter en su libro Mateo y los Márgenes, el sermón de Mateo 5 es más orientativo que normativo ante un Imperio Romano perturbador. Dicho sermón transmite con las imágenes utilizadas (los de espíritu sencillo, los que están tristes, los humildes, etc.) la perspectiva, las prácticas y el carácter de la comunidad de discípulos, llevándoles a pensar y vivir de manera fiel y conforme al reino de justicia presente y futuro. (p. 205)

Uso de la sal en la Biblia:

Job 6:6 Sazona las comidas
Lv 2:13 y Ez 43:24 Se vincula la sal y el sacrificio
2Re 2:19-23 Purificadora del agua para beber
Eclesiástico 39:26 Una de las necesidades básicas de la vida humana

Partiendo del significado de sal para los judíos, Mateo lo utiliza en palabras de Jesús para enseñarle a quienes le siguen que son ell@s la sal de la tierra y por lo tanto les toca a ell@s y no al gobierno ni a la sinagoga llevar este estilo de vida sazonador, purificador, sacrificado, dedicado al bienestar del mundo y leal a las enseñanzas divinas. La tierra está plagada de injusticia y maldad y es allí donde viven l@s discípul@s, entre la pobreza de espíritu, la tristeza, la impotencia, el hambre y la sed, el dominio y la explotación por parte de la élite gobernante. Es justo allí donde la comunidad que sigue a Jesús debe encarnar el Reino de Dios vestida de misericordia, pureza y lucha por la paz, además de sufrir persecución mientras se logra una existencia alternativa.

El peligro es que la sal se puede diluir cuando es vertida en líquido, por ejemplo. Cuando la persona que sigue los preceptos divinos de paz con justicia y de amor a todo ser vivo se diluye ante las cosas vanas de la vida, pierde su identidad sazonadora. La última parte de este versículo: “Ya no sirve más que para arrojarla fuera y que la gente la pisotee” es una advertencia a las personas encargadas de traer el Reino de Dios a su sociedad de que si se dejan arrastrar a tal punto de ser infieles y no cumplir la obra transformadora, la tierra que intentan transformar podría volverles irrelevantes o hasta destruirles.

Es aquí donde entra el azúcar. Según el Dr. Robert Lustig, a nivel evolutivo, nuestros ancestros sólo tenían acceso al azúcar de la fruta de temporada (durante la época de cosecha que duraba pocos meses) o de la miel, la cual era protegida por las abejas. No obstante, en años recientes, a casi todos los alimentos procesados se les ha agregado azúcar […]. La naturaleza hizo que el azúcar fuera difícil de conseguir, pero el hombre la hizo fácilmente accesible.

El neurólogo Dr. David Perlmutter comenta en su libro Cerebro de Pan que los altos niveles de azúcar en la sangre provocan un incremento de insulina liberada por el páncreas para transportar el azúcar a las células del cuerpo. Mientras más azúcar haya en la sangre, más insulina debe bombear el páncreas para lidiar con ella. A medida que aumenta la cantidad de insulina, las células se vuelven cada vez menos sensibles a la señal que ella envía. Por esta razón, el páncreas aumenta la producción de insulina y los niveles muy elevados de dicha sustancia ocasionan que las células sean aún menos sensibles, de allí el término “resistencia a la insulina” que se traduce en diabetes tipo 2.

El documental sobre la marihuana The Culture High presenta estudios científicos que prueban que el azúcar es ocho veces más adictiva que la cocaína. Lo anterior seguramente le recuerda esa sensación de urgencia después del almuerzo o la cena por un postre. También el alivio que ha de sentir cuando después de un día difícil lo mejor que le espera en casa es medio galón de helado.

Si bien es cierto que tanto la sal como el azúcar son sazonadores, el sodio contenido en la sal es un elemento que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. Un artículo médico indica que demasiada sal en la dieta puede causar hipertensión arterial y retención de líquido. De la misma forma el exceso de azúcar puede causar diabetes. Pero un nuevo estudio mostró que los beneficios de reducir la sal son pequeños, mientras que suprimirla del todo o reducirla demasiado no es bueno para el organismo. Dicho estudio arrojó que un consumo por debajo de 3 gramos al día puede ser perjudicial. Dicho estudio también agrega que el azúcar que se añade a los alimentos está más relacionado con la presión arterial y los accidentes cardiovasculares que el sodio. El consumo excesivo de fructosa aumenta la frecuencia cardiaca y la retención renal de sodio. Si queremos identificar al malo de la película en temas de salud, de acuerdo a los estudios recientes sería, sin duda, el azúcar.

El consumo de azúcar es peligroso para la salud y así como se utiliza la sal como adjetivo calificativo para los seres humanos que trabajan en pro de la justicia y la paz, el azúcar se podría usar para describir a quienes propician ese estado de somnolencia ante el sufrimiento humano. Ser azúcar es ser un obstáculo para el bien, es la obstrucción de la justicia y el incumplimiento de la obra transformadora del Reino de Dios.

Para la mayoría de la gente, la vida en el 2015 es insípida. Se vive una rutina que tiene que ver con trabajar entre 8 y 12 horas y madrugar 6 días a la semana. Muchas familias se levantan a las 3 am para llegar apenas a tiempo a sus puestos de trabajo. El día se trata de lidiar con taxis, buses y tranque. Hay quien puede cocinar la noche anterior para no tener que gastar en comida de la calle, otra gente compra en la calle y vive gorda, enferma, deprimida y en modo zombi.

La personas en su etapa adulta ¿en qué momento se dedican a aprender, a pensar, a enterarse de lo que sucede en su país y en el mundo? Se aprende viendo documentales, tomando clases y leyendo (los noticieros de TV son más herramientas de publicidad corporativa que fuentes fidedignas de información). ¿En qué momento se empapa de la situación que le afecta y se las ingenia para mitigarla? En ninguno.

Piense en quienes trabajan en los restaurantes de comida rápida, personas del aseo en todas las compañías del país y en las comunidades, taxistas, buser@s, vendedor@s, maestr@s, agentes de seguridad en todo local comercial. La mayoría de estas personas viven para trabajar, no al contrario. Además, pagan impuestos exagerados y el gobierno sigue tomando decisiones que les afectan negativamente. Lo más probable es que tengan un familiar enfermo, problemas en el trabajo, un hijo drogadicto o una hija adolescente embarazada. Su vida es infeliz e insípida.

Jesús fue condenado porque respresentaba un amenaza para el status quo, porque puso en riesgo un sistema social, religioso y político opresivo a la mayoría de la población que era 92% campesina y 8% élite. Su enseñanza le devolvió la esperanza a un pueblo triste, humilde, abandonado y perseguido. Y esa fue su encomienda a toda persona que sigue sus enseñanzas, sazonar las vidas insípidas de la gente, cambiar su realidad, mostrar otras posibilidades, transformar su situación. No ser azúcar, sino sal. No entorprecer los procesos de justicia y libertad sino llevarlos a la realidad.

Por último, evitémosle a mamá disgustos diarios por habitaciones desordenadas, vale bestia como dirían las calles de Panamá. Tengamos una actitud transformadora que se logra con palabras mansas cuando reina la ira, pensando antes de hablar, siendo pront@s para perdonar, amando a nuestr@s enemig@s y siendo parte de las luchas de los grupos olvidados. Así se le da color a las vidas insípidas, eso significa ser sal.

A sazonar!

Homosexuales Abominables (Parte 1)

abominables homosexuales 2

Por: José Luis Solís Vázquez

“Aquellos que pueden hacerte creer absurdos, pueden hacerte cometer atrocidades”

Voltaire

Nuestros compañeros de trabajo, amigos, hermanos, padres, hijos o hasta espos@s podrían ser homosexuales. Para algunos homosexuales parece ficción, pero es la extraña realidad de muchos. El porcentaje de homosexuales varía según la fuente consultada, pero en todas las culturas, en todos los tiempos, donde hay información disponible la proporción fluctúa desde un mínimo de 5% hasta un máximo de 25%. Los estudios más conservadores nos hablan de que alrededor del 10% de los seres humanos son homosexuales, por lo que es muy probable que la mayoría conozcamos al menos a una persona gay en el transcurso de nuestra vida. Ya sea que nos genere compasión o aversión, de acuerdo a la estadística la homosexualidad es algo con lo que todos convivimos en mayor o menor medida.

Al momento de escribir éste post (octubre de 2015) el matrimonio gay es legalmente reconocido en 20 países en su totalidad y en gran parte del territorio de México y el Reino Unido, siendo los Países Bajos el primero en admitirlo por ley hace casi 15 años. Lo que parecía una moda escandalosa de un país conocido por sus políticas liberales (por ejemplo, en Holanda el consumo de la marihuana es legal desde finales de los 70’s) es hoy una tendencia mundial, a pesar de que aún en 10 países (Yemen, Irán, Irak, Mauritania, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita, Somalia, Sudán y Emiratos Arabes Unidos) la homosexualidad se castiga legalmente con la muerte. El 26 de junio de 2015 el matrimonio entre personas del mismo sexo fue legalizado por la Suprema Corte de Justicia en todo el territorio de Estados Unidos, lo que trajo el tema a un primer plano. En mi entorno inmediato, entre una contundente mayoría de comentarios en desacuerdo a la legislación, hubo algunas voces de apoyo a la nueva prerrogativa de los hombres y mujeres homosexuales a contraer todos los derechos y obligaciones otorgados por el matrimonio civil en EUA.

No me sorprende que en Latinoamérica la mayoría aún opine en contra de los derechos de los LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero) y que siga mirándolos con sentimientos que van desde el odio, el repudio o el temor hasta la lástima, la burla abierta o velada, o el sentimentalismo hipócrita de algunos líderes cristianos que usan la frase “odiamos el pecado, pero amamos al pecador” que creen que los hace sonar piadosos. Tristemente no me sorprende. Es más, creo saber de dónde viene todo eso, porque es lo mismo que sentía yo hacia los gays. Mi familia, la televisión (que hasta la fecha tiene un rol muy activo en mi educación) y mi iglesia me enseñaron que la homosexualidad no sólo era una desviación y una perversión, sino que también era un pecado. Creo que nunca fui homofóbico, pero sí buscaba activamente tratar de “reparar” a mis pocos amigos homosexuales mediante terapia, consejería y oración. Estaba preocupado por el futuro de sus almas inmortales, porque según Dios y su Palabra (en mi muy limitada y fundamentalista interpretación de aquel entonces), ellos quedarían fuera del Paraíso. O bueno, en el infierno, pues.

La homosexualidad parece ser uno de esos temas en que uno no gasta mucho tiempo reflexionando. Al menos no si se es heterosexual y ninguna persona cercana se ha animado a salir del clóset. Es un tema relativamente fácil, porque si uno no es gay o bisexual, simplemente está fuera de “riesgo”. En mi juventud uno cumplía con burlarse ocasionalmente de cualquier actitud que parecía homosexual o, en el mejor de los casos, compadecerse de ellos (sí, ellos, porque las mujeres gays eran casi como personajes de ficción) y de sus familias. “Pobres de sus mamás, pero más pobres de sus papás”, decíamos.

Siendo un tema “fácil” para opinar, los descubrimientos y la nueva evidencia científica pasan desapercibidos. Ya en la universidad tuve alguno que otro amigo gay (ya sea que hubiera o no salido del clóset), y aún ellos ignoraban la información vanguardista del tema. No los culpo. Cualquiera que se interesa por el tema de la homosexualidad corre el “riesgo” de ser confundido con uno de ellos. Apenas la semana pasada un amigo lejano me preguntaba por facebook de modo solemne y respetuoso si estaba todo bien en mi vida. Le respondí que sí, y le pregunté agradecido pero extrañado el porqué de su preocupación. Ya más relajado me contestó que había visto algunos de mis posts de apoyo a los derechos de los homosexuales y asumió “lo peor”: que yo era gay.

Mi amigo es un cristiano protestante que asiste a la misma iglesia en donde yo nací en el Evangelio cuando vivía en México. La misma iglesia en la que el Apóstol llamaba a los homosexuales “muerdealmohadas” y “soplanucas” desde el púlpito. Esa iglesia me dio muchas cosas, pero una sana interpretación de las Escrituras no fue una de ellas.

Hace alrededor de 4 años conocí a alguien que conoce la Biblia mucho mejor que yo desde el punto de vista histórico, socio-cultural y teológico y me dijo que “la Biblia realmente nada habla de la homosexualidad, al menos no lo que entendemos hoy como una relación romántica, monogámica y de mutuo consentimiento entre dos personas del mismo sexo.” ¡Me pareció una locura! Es decir, la Escritura habla claramente en al menos 6 versículos de la homosexualidad. ¿Qué hay de que “ni los afeminados, ni los que se echan con varones […] heredarán el reino de Dios” (1Co 6:9)? ¿O de las palabras de Pablo en Romanos 1:27? Claramente mi Biblia, la Reina-Valera 1960 que leía a diario desde que me convertí al cristianismo evangélico tiene varias alusiones evidentes a la homosexualidad… ¿cierto?

Creo que es cierto que la Biblia claramente condena el coito entre dos hombres en al menos 3 o 4 pasajes. Es evidente también que nuestra Sagrada Escritura considera a las mujeres poco más que ganado, que juzga la esclavitud como una práctica económica aceptable y que demanda sacrificios de sangre, ya sea animal o humana como expiación de los pecados. En éste contexto, es fundamental explorar si lo que los israelitas de hace 3,000 años entendían como una relación sexual entre personas del mismo sexo era parecido a lo que hoy describe el término homosexual.

Éste artículo no es un estudio Bíblico detallado, sino un pequeño análisis a los versos que típicamente se usan como argumento para definir la homosexualidad como pecado. Una guía rápida para limar el filo de versos comúnmente usados como dagas para desgarrar el alma de miles de homosexuales. Dos de los más utilizados están en Levítico:

No te echarás con varón como con mujer; es abominación.
Levítico 18:22

y

Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.
Levítico 20:13

Para mayor claridad en un tema que puede resultar enredado, voy a dividir el análisis de los versos en tres partes: 1. el rol de la mujer en la sociedad israelita, 2. el origen de la palabra abominación en el contexto ritual de Levítico y 3. los peligros que rodeaban al pueblo judío mientras se escribió el Pentateuco.

1. La mujer en tiempos Bíblicos

A lo largo de toda la Escritura y hasta Gálatas 3:28 donde Pablo afirma que ya no hay distinción entre hombres y mujeres (contrario a lo que él mismo habla en 1Corintios 14:33-35 donde las manda a callar en la congregación), se describe una sociedad donde los hombres tienen una posición muy superior a las mujeres. Mientras la mujer está limitada a la vida privada del hogar y a la crianza de los hijos, los hombres son los líderes, maestros, profetas, reyes y caudillos. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento fueron escritos exclusivamente por varones (según la atribución de autoría tradicional) y sólo los libros de Rut y Ester llevan por título el nombre de una mujer. 140 mujeres son llamadas por nombre propio comparadas contra más de 3,000 varones en la Biblia. En los 10 mandamientos de Éxodo 20, el verso 17 dice textualmente: “No se dejen dominar por el deseo de tener lo que otros tienen, ya sea su esposa, su sirviente, su sirvienta, su buey, su burro, o cualquiera de sus pertenencias”, contando a la esposa entre las posesiones al mismo nivel del buey o del burro. La sujeción y sumisión de la mujer hacia el hombre es un rasgo cultural que prevalece hoy en día en la ortodoxia judía. El matrimonio entre los istraelitas no era resultado de una relación romántica, sino básicamente un contrato social (por ejemplo el matrimonio de Isaac arreglado por su padre Abraham en Génesis 24). El sexo entre hombre y mujer no era algo consensuado ya que la mujer tenía que estar dispuesta siempre que su marido o propietario lo deseara. Las mujeres estaban consagradas a sus esposos, mientras que los varones tenían el derecho de casarse con cuantas mujeres pudieran mantener, tal como hicieron el rey David y su hijo el rey Salomón (según 1Reyes 11:3 éste último tuvo nada menos que 700 mujeres y 300 concubinas números que según algunos académicos -como Linda S. Schearing en “The Age of Solomon: Scholarship at the Turn of the Millenium” (pag.436)- es una exageración y no debe tomarse literal). En resumen, el hombre gozaba de una categoría superior.

El contexto de Levítico es el llamado “Código de Santidad”, diseñado para separar al pueblo de Israel de las tribus vecinas. En palabras del Rev. Dr. Frank G. Kirkpatrick, “éste Código de Santidad asume santidad establece el estado ‘normal’ o ‘natural’ de las cosas. Cualquier desviación era considerado anormal y por lo tanto impuro, inmundo y contaminante. La menstruación no es ‘normal’ para las mujeres puesto que ocurre con menos frecuencia que los períodos de no-menstruación, por lo tanto las mujeres en su período menstrual son consideradas ‘impuras’. Los defectos o discapacidades físicas (como la ceguera o la cojera) son anormales, por lo tanto, impuros.” Kirkpatrick continúa su explicación: “Los hombres que actúan como mujeres son anormales, por lo tanto, impuros. Se asumía que los hombres sintieran atracción sexual a las mujeres y cualquier cosa fuera de esa norma estaría contra la ‘naturaleza humana’. Si un hombre se echa con un varón actuaría en contra de su propia naturaleza. Era inconcebible en éste contexto que un hombre estuviera biológicamente predispuesto a desear a otro hombre.” El concepto de homosexualidad, no como una decisión, sino como una minoría en el espectro de la sexualidad humana era desconocido para las mentes de la antigüedad.

Según el Rev. Dr. Mel White en el documental “For The Bible Tells Me So” La frase “No te echarás con varón como con mujer” en realidad era una advertencia a los varones para evitar bajar de categoría al tomar el rol de la mujer durante el acto sexual. Para un varón, ser considerado mujer era (y es aún probablemente) el mayor insulto. Un dato curioso es que la sociedad israelita parecía muy preocupada por regular las relaciones homosexuales entre hombres, pero ignora por completo el tema respecto a la mujer. En el Antiguo Testamento no existe una sola mención al sexo lésbico o entre dos mujeres y la única regulación para la mujer al sexo fuera de lo establecido la encontramos en Levítico 18:23 donde se les prohibe tener sexo con animales.

2. “Abominables” homosexuales

La palabra hebrea toebah que se  traduce como abominación (abominación: condenación o aborrecimiento) no siempre se utiliza con la misma carga moral. Se trata de un término técnico de culto usado en contextos de idolatría. Según el Reverendo Dr. Laurence C. Keene la relación homosexual se califica como abominable desde las nociones judías de pureza ritual, un concepto que en sí mismo carece de connotaciones éticas y morales. Uno de los principales motivos de los ritos sagrados de los israelitas era buscar mantenerse santos o kadosh según el original, que significa “elegido por Dios”, “diferenciado” o “distinguido”, por lo que buscaban separarse de las costumbres de los pueblos vecinos cananeos (como advierte Levítico 18).

Los territorios que la Biblia llama la Tierra de Canaán o Tierra Prometida (actualmente Israel, la Franja de Gaza, Cisjordania, la zona occidental de Jordania y partes de Siria y Líbano) estaban habitados por pueblos diversos como los amorreos, jebuseos, filisteos, arameos, hicsos, entre otros. Al conjunto de éstos pueblos o tribus se les conoce como pueblos cananeos. Según la teología cananea, Baal y Astarté, las deidades de la fertilidad debían tener sexo para que las cosechas y los animales se reprodujeran. En su libro “Preaching and Reading the Old Testament Lessons” (pag. 171-172) la Dra. Elizabeth Achtemeier afirma que los cananeos practicaban la magia imitativa o magia empática, es decir, creían que podían influir en los dioses realizando los actos que deseaban de ellos. Creyendo que la unión sexual entre el dios Baal, representado por un toro (símbolo de la fertilidad) o un hombre con cabeza de toro, y Astarté o Astoret (madre de Baal) produciría fertilidad en sus tierras, ganado, esclavos y mujeres, los adoradores participaban en rituales sexuales donde el hombre representaba a Baal y una sacerdotisa representaba a Astarté. Según el rabino alemán Abraham Geiger, el nombre Moloc es frecuentemente un sustituto intencional de Baal, ambos representados como un hombre con cabeza de toro. Una costumbre común entre los cananeos era el sacrificio de animales al dios Moloc. En tiempos de escasez, reemplazaban animales por bebés en un esfuerzo para obtener respuestas de los dioses. Como parte del ritual el padre del bebé sacrificado tenía sexo (ofrecía su semilla) con los sacerdotes o sacerdotisas de Moloc/Baal a cambio de lo cual esperaba buenas cosechas y abundante ganado (en aquellos días la riqueza se medía en la cantidad de rebaños y esclavos que un hombre poseía) y numerosos hijos a futuro. Entre quienes ejercían la prostitución ritual en el templo de Moloc, no sólo había mujeres, sino que era común encontrar varones.

Levítico 18 tiene un título que varía según la traducción pero que dice algo similar a Relaciones Sexuales Ilícitas y a partir del verso 6 comienza una larga mención de los actos que El Señor considera inaceptables. De repente, se lee en el versículo 21: “No permitirás que ninguno de tus hijos sea sacrificado a Moloc, profanando así el nombre de tu Dios. Yo soy el Señor.” [BLPH], en un versículo que parece total y extrañamente fuera de contexto ya que, en efecto, como lo dice el título, todo el resto del capítulo 18 habla de relaciones sexuales prohibidas. ¿Porqué se incluiría éste aviso justo antes del famoso versículo 22 que advierte: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”? Levítico 18:21 y 22 están estrechamente relacionados como una causa-efecto. Como mencionamos en el párrafo anterior, en las tribus de Canaán era común que una relación sexual entre dos varones fuera parte del ritual al dios Moloc que además incluía el sacrifico de un bebé humano. En éste sentido, la prohibición a las relaciones homosexuales estaba en estrecha relación con la idolatría.

Ya que Israel era una teocracia la idolatría era algo equivalente a lo que hoy conocemos como alta traición, un crimen que atenta contra la seguridad nacional y que en todas las épocas se ha castigado con severidad (en Canadá la alta traición se castiga con cadena perpetua).

Levítico está lleno de prohibiciones y advertencias acerca de actos ritualmente impuros para los judíos, pero no por ello inmorales o pecaminosos. Algunos ejemplos de prohibiciones de Levítico que hoy son anacrónicas (para las prohibiciones alimentarias el original usa la palabra hebrea shequets que en español se traduce como abominación):

Lv 3:17 comer grasa
Lv 3:17 comer sangre
Lv 5:2 tocar o comer un animal impuro (avestruces, ranas, lagartos, caracoles, tortugas, conejos, camarones, cerdos, entre otros)
Lv 10:9 beber alcohol en lugares sagrados (éste es un problema grave para los católicos)
Lv 12:4 ir a la iglesia antes de 33 días de haber dado a luz a un niño
Lv 12:5 ir a la iglesia antes de 66 días de haber dado a luz a una niña
Lv 19:9 cosechar un campo hasta los bordes del terreno
Lv 19:10 recoger uvas que han caído en mi propio viñedo
Lv 19:19 hacer telas de dos fibras diferentes (por ejemplo, lana y algodón)
Lv 19:19 hacer cruzas de animales (por ejemplo un burro con un caballo para obtener una mula)
Lv 19:19 sembrar dos diferentes tipos de semilla en el mismo campo
Lv 19:23 comer fruta de un árbol antes de cumplir 4 años de haberlo sembrado
Lv 19:27 rasurarse la barba
Lv 19:28 tatuarse
Lv 19:32 no ponerse de pie en la presencia de ancianos
Lv 19:33-34 no ser hospitalario con los extranjeros
Lv 20:9 insultar a tu padre o madre (el castigo es la muerte)
Lv 20:11 los sacerdotes tenían prohibido entrar donde hubiera alguna persona muerta

(incluso su propio padre o madre)

Lv 22:28 matar una vaca y a su becerrito en el mismo día
Lv 23:3 trabajar el sábado
Lv 25:23 vender tierras de manera permanente
Lv 19:42 vender un israelita como esclavo (si el esclavo es extranjero no hay problema)

Algunas de las anteriores perdieron vigencia incluso para los tiempos de Pablo, que en Romanos 14:14 dice con respecto a las prohibiciones alimentarias: “A mí, nuestro Señor Jesús me ha enseñado que ningún alimento es malo en sí mismo.” Estimado lector, querida lectora, ¿cuántos seguiríamos con vida si por ejemplo Lv 20:9 fuera una ley vigente el día de hoy y todos los que hemos insultado a nuestros padres fueramos castigados con la muerte?

3. ¡Cuestión de Supervivencia!

A pesar de que la autoría del Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) o Torá se le atribuye a Moisés, según la hipótesis documental, la recopilación de los libros se llevó a cabo durante los siglos VII o VI a.C., poco antes o durante el exilio que sufrieron los judíos a manos del imperio Babilonio (mencionado en la Biblia por Jeremías 39-43, 2Crónicas y 2Reyes). Una de las principales razones de la recopilación y escritura del Pentateuco fue la preservación de la tradición e historia judías ya que el exilio amenazaba seriamente la supervivencia de la identidad hebrea. La fertilidad de las mujeres se convirtió entonces en una condición sumamente valiosa para una nación que necesitaba multiplicarse y crecer ante el riesgo de la extinción, por lo que el sexo infértil entre dos hombres era indeseado. El tema recurrente de la esterilidad sanada por mano de Dios en la Biblia deja claro que la fertilidad era una de las prioridades del pueblo hebreo (Sara en Génesis 21:3, Rebecca en Génesis 25:6, Raquel en Génesis 30:24, entre otras).

En Génesis 38:10, Onán, el segundo hijo de Judá es asesinado por Dios por desobedecer la ley del levirato al salirse antes del clímax y derramar su semen en tierra para evitar embarazar a Tamar, viuda de Er (primogénito de Judá). El llamado onanismo y las relaciones sexuales entre dos hombres son condenadas aquí por ser infértiles en tiempos en que la multiplicación era cuestión de supervivencia, no por ser inmorales o pecaminosas.

Un ejemplo del concepto bíblico de que la fortaleza de un pueblo venía de sus números está en el relato de Éxodo 1:9-22 donde al ver que los judíos se multiplicaban abundantemente, Faraón mandó a las parteras egipcias a matar a todos los hijos varones hebreos. Levítico, como varios libros del Antiguo Testamento no siempre es un lectura sencilla, pero creo que es enriquecedora cuando se toma en cuenta la fascinante complejidad de las culturas que protagonizan el libro. Espero que no haya sido una lectura demasiado árida.

Sacudirnos la ignorancia con respecto a la homosexualidad es para muchos cuestión de vida o muerte. Según una encuesta de San Francisco Unified School District del 2011, el 33.5% de los alumnos gays y el 49.8% de los alumnos transexuales de secundaria trataron de suicidarse contra sólo el 6% de los alumnos heterosexuales. De manera increíble, para algunos los altos índices de suicidio entre los no-heterosexuales es un fenómeno causado por la mera condición de ser homosexual; se necesita una visión muy limitada (o muy tendenciosa) para no tomar en cuenta los enormes niveles de estrés que sufren los jóvenes homosexuales aún en nuestros días.

Le dejo, amable, lector y lectora deseando que nos volvamos a encontrar en la próxima entrega de ésta serie acerca de los Abominables Homosexuales. Una última pregunta para su reflexión: ¿Cuando decidió usted ser heterosexual?

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: