Search

el juanete

Aquí: lo incómodo que quieres hablar

Category

Poetry

Dulce despedida

Hurgó el bolso.
Tropezó con la arenilla,
las envolturas de chicles,
los restos de papitas.
Hasta que encontró los lentes
y por allí mismo sacó las golosinas.

Frente a él,
con sus ojos bien puestos
vio que no era más que
un humano crudo,
un descorazonado con pulso,
un verano sin sol,
una religión sin Dios y sin vino.

“Toma estos caramelos”, le dijo.
Él no cambiaría
y ella no renunciaría ni a la libertad
ni al tinto.
Batió sus manos en despedida
evitando batir sus alas, porque
de hacerlo, lo mataría.

A distancia segura voló,
libre, valiente, herida.

—————————————

Así es mi propia cartera, igual la de mi madre y también las de dos o tres conocidas. Eso me gusta. Dejo pasar el tiempo para esperar con ansias el día que mi bolso no pueda más. Ese día en que decides organizarla es un momento sagrado en el que despejas un espacio amplio en una zona cómoda y te colocas el collar de -no molestar-. Con curiosa pasión extraes cada tesoro, cada cosa única que amas y dabas por perdida, eso que habías olvidado que existía y cada migaja te recuerda un momento de vida que no volverá. Atesora cada momento.

El asunto es que tenemos que aprender a leer las señales de peligro en todo tipo de relaciones, sean de pareja, de amistad, o de familia. A veces, quizá demasiadas veces, los novios, las esposas, los hermanos, las tías, las “mejores” amigas, los abuelos o las primas tienen una forma sutil de atarnos las alas, de opacar nuestro brillo. ¡Eso tiene que parar! Si es posible una despedida pacífica, propongo un adiós dulce y por eso sugerí los caramelos. Tristemente en la mayoría de estas historias de lentes perdidos y jaulas de “amor” (un amor distorsionado no es amor al final, es distorsión), la libertad se logra con determinación, dolor y lágrimas.

Eso sí, la valentía paga bien y la libertad vale la pena y/o el esfuerzo. Recuerda, todo pasa.

La felicidad depende de cada quien… ¡manos a la obra! 🙂

p o l i s h i n g

Woke up Black

My whole life
•because I have affection towards my mom’s hometown, Colón, of which the majority of its population is black,

•because my grandpa was black,

•because most people I played basketball (my fave sport) with are black,

•because black blood runs through my veins,

•because my closest friends are black,
I feel identified with the indiscriminate and unjustified killing of black people in the US. Above all of the reasons listed before, I feel identified because I’m human and I was taught to put myself in the shoes of my fellow man/woman and try to feel what they feel. If I feel impotence and despair, I can’t imagine how the Black Community feels.

It irritated me how people mocked and complained about all speeches addresing the equality of black artists in the Hollywood world dominated by whites. These poor-spirited, non-empathetic people shed comments like: ‘I’m tired and bored of this whining about racism’, ‘Racism is dead, these black people just want to get attention. Get over it!’, ‘These people are annoying!’ and so on. Racism is real!

How much black blood needs to be shed for humanity to wake about racism? Open your eyes!

One Life, Many Chances.

Where I come from people use to say to the aged single women (never men) “se te fue el tren” or “you missed the train”, phrase that connotes you missed your chance on love and as consequence you’ll be single until the day you die. Sorry, such is life, bad luck 😦 BIG LIE!

Read the complete story in my previous post 🙂

‘Blind’ Love?

Color Noche

Men Cry

Suitcase Scent

Too many friends uh?

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: