nadienaceterrorista

Las redes sociales están inundadas de imágenes diversas sobre la decisión estúpida de nuestro jefe de gobierno en participar de la coalición militar que combate al Estado Islámico. En vista de que Panamá no tiene ejército desde 1989 esto es un disparate pero la aclaración de que la participación de nuestro país tiene que ver con el tema financiero en la lucha contra el terrorismo es incoherente con las situaciones críticas en nuestro país que requieren de atención inmediata. Dicha decisión sólo puede ser tomada por alguien que tiene un profundo deseo de aparentar poder, alguien egoísta que no tiene interés en el bien común del pueblo panameño sino en los suyos propios con el imperio gringo. Así como no me representan la mayoría de los pastores cristianos protestantes como cristiana, el presidente de Panamá con esta desición, no me representa a mí como panameña; no apoyo la decisión absurda de pertenecer a la coalición.

Muchas personas han publicado su posición en contra de nuestra participación en el tema y han manifestado su total inconformidad con la exposición internacional de nuestra patria pacífica y neutral como un país amamantado por la teta norteamericana. Esta acción ha demostrado que estamos ciegos ante el Imperio del Terror cuyo único propósito es convencer al mundo con artimañas mediáticas de que países inocentes son culpables y por eso merecen ser invadidos, masacrados y vilmente expropiados de sus recursos naturales (en el caso de los países del Medio Oriente petróleo y gas natural).

El no participar de la coalición no significaría que estamos mirando para otro lado, significa que tenemos que enfocar nuestros esfuerzos en satisfacer las necesidades básicas de los seres humanos que tenemos al lado y después de que éste grupo cercano tenga lo necesario para vivir dignamente se podrá contribuir financieramente contra el terrorismo. Es decir, para prevenir que en Panamá se mueva dinero que financie actividades terroristas no es necesario pertenecer a una coalición que coloca al país como posible objetivo terrorista.

Lo bueno de la coalición es que nos ha permitido ver como pueblo, que así como las decisiones de nuestro presidente no nos representan como nación, así tampoco Osama Bin Laden o ISIS representan a todo el pueblo musulmán. Tengo contactos en Facebook que practican la religión islámica y sólo han manifestado su repudio ante los actos de terrorismo achacados a grupos musulmanes extremistas. A toda la población musulmana, panameña igual que yo, a toda persona árabe religiosa y pacífica, les extendemos nuestras más sinceras disculpas por todas las manifestaciones de odio y prejuicio que puedan recibir a causa de la ignorancia y la crueldad de gente que se cree muy buena, pero prefieren dejarse llevar por el odio y la ignorancia antes que informarse a conciencia. Esa gente que mencioné de último, no nos representa.

Señor Presidente y autoridades del gobierno panameño: en vez de estar haciendo papeles de payas@s y siendo el hazmerreír del mundo entero, hagan su trabajo de una vez por todas y hágannos ver palpablemente el abusivo 11% que nos descuentan de nuestros miserable salarios. Es el colmo que además de robar, quieran invertir nuestro dinero en luchas estériles contra enemigos imaginarios. Su deber es con nosotr@s que nos estamos revolcando en la inseguridad de Panamá. Métanle mano al grave problema que tenemos por la falta de agua potable, arreglen las escuelas que nuestra patria está en agonía por falta de educación, arreglen los parques y sus canchas de baloncesto y fútbol, inviertan en la agricultura, saneen nuestros ríos y playas, súbanle el salario a tod@ operari@ que trabaja en la AAUD recogiendo la basura.

¡Oigan ustedes que gobiernan Panamá! Si les da pereza algo de lo anterior, si obstruye que ustedes sigan robando a manos llenas, entonces por lo menos hagan algo por cumplir otros sueños que sí les conmuevan. Si algo llena de esperanza a la niñez y a la juventud, si algo levanta el espíritu de cualquier panameñ@ joven o adult@, es ese sentimiento que nos regaló Saladino en Osaka 2007 con la medalla de oro o lo que nos hizo sentir el Matador Tejada con aquella chilena que le encajó a México en las eliminatorias mundialistas del 2005. Vienen los Juegos Olímpicos de Río 2016, ¡suelten dinero para todas las categorías del deporte! Viene Rusia 2018, ¡métanle! Tenemos equipos de baloncesto femenino y masculino que necesitan un impulso económico fuerte. ¿Será que eso sí les espanta la holgazanería?

En lo que sí se debería invertir dinero es en publicidad que cuestione las creencias de un país fundamentalmente cristiano pero profundamente insensible ante un pueblo sirio sin hogar. Así como la entrada indiscriminada de personas colombianas y venezolanas ha presentado retos a nuestro pueblo, así la entrada de siri@s también será retadora. Pero hemos vivido entre musulmanes en armonía desde hace décadas y no hemos tenido ningún tipo de experiencias con el terrorismo islámico, no veo en las noticias locales criminales musulmanes ¿usted sí? Panamá ha sido una tierra pacífica y bondadosa y como panameñ@s no hemos tenido la necesidad urgente de emigrar, pero medite: Si tomamos una actitud inflexible en contra del asilo de personas desplazadas por la guerra, ¿qué nos espera a nosotr@s cuando, ni el cielo lo permita, alguna guerra nos obligue como panameñ@s a buscar asilo en otros países? Hagamos con las personas lo que queremos que hagan con nosotr@s mism@s.

Nadie nace terrorista. Nadie nace ladrón. Son las situaciones sociales las que moldean a un ser humano para bien o para mal. Lo que sucede en Medio Oriente poco tiene que ver con la religión o la nacionalidad y mucho con intereses políticos. Eso es lo positivo de la coalición, nos ha vuelto vulnerables y ha despertado nuestra sensibilidad humana. Tomemos lo anterior en cuenta e investiguemos más allá de las redes sociales. Por último, nos aferramos a la esperanza de que este tema de la coalición no esté en camino a escalar en acciones terroristas por parte de ISIS, ni el cielo lo permita. Panamá y l@s panameñ@s no tenemos nada que ver con los desaciertos de nuestro presidente. L@s musulmanes no están representad@s por ISIS y el terrorismo.

¡Si queremos paz, sembremos paz!

Advertisements