Rowan-Atkinson-Mr-Bean

Realicé una modesta pero incisiva investigación sobre el grupo juvenil religioso del que formé parte durante 17 años aproximadamente. Como era de esperarse, hubo quienes me tildaron de hereje y calificaron el documento como macabro, hubo otras personas que me brindaron retroalimentación constructiva. Sea como sea, creo que vale el esfuerzo aclarar ciertas dudas. Esta publicación aborda las preguntas y comentarios de dos varones entre 35 y 50 años que forman parte de la iglesia y que leyeron la investigación.

Antes de lo siguiente léame: mi vida no gira en torno a las 4 paredes de la iglesia como antes. Mi felicidad no depende de si la gente que me amaba a raíz de este estudio se les esfumó el supuesto amor. Quien se crea dueñ@ de mi felicidad tiene un muy alto concepto de sí mism@.

Lo más probable es que nunca regrese a la iglesia de donde salí, si eso pensaba de mí, desista. Di lo que pude dar en su momento y parte del objetivo es cerrar este capítulo de mi vida y seguir adelante con lo que sigue.

1era Ronda

1.El tono y las maneras no son las correctas. No me parece que señalando gente logremos que en la iglesia haya un verdadero debate a la luz de la Palabra para que encontremos resultados positivos.

Respuesta: Honestamente, a estas alturas donde la juventud está casi extinta dentro de la iglesia no creo que se debe hablar al aire, es decir al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Mi intención es resaltar lo positivo y lo negativo de personas que son parte de la misma generación y un mismo grupo. Esto no con el objetivo de discriminar o exaltar, sino de poner en evidencia de que existen maneras distintas que sí funcionan y otras que definitivamente no. Existen otras estrategias efectivas para tratar con la juventud, otras distintas al regaño, la condenación y la marginación que hemos recibido.

2.Leer los comentarios y pensamientos de todos los encuestados que aquí nos enumeras solo me hace estar claro en algo: Hay tantas ideas de cómo mejorar nuestra querida iglesia, como miembros tenemos. ¿qué sería de la iglesia si todos somos complacidos en nuestros gustos y perspectivas? Es por eso que Dios constituyó pastores, maestros, profetas, en fin líderes que son los que guiarán al pueblo. Considero que hay un modelo bíblico que mantenemos y que da resultados.

Respuesta: En lo personal creo que cada persona fue creada tan diversa, no para que unas se acoplen a otras sino para que  todas se nutran entre sí. La realidad es que tal como usted lo expresa, existen tantos puntos de vista como número de personas. Sin embargo, lo que intento proponer no es complacer a cada persona o satisfacer cada perspectiva. Por el contrario, creo firmemente que la iglesia debe ser el lugar donde todas las personas sean escuchadas y se encuentren puntos medios, se dialogue para el bien comunitario no sólo de unos pocos. Seguramente a todos los involucrados en la encuesta, poco o mucho o todo, no les va a cuadrar, pero le aseguro que el interés mayoritario no es que se haga lo que cada cual prefiere u opina, el interés real es que de entrada recibamos una invitación a la mesa, que se consideren nuestros pensamientos y nuestras posturas y que tal como usted lo ha hecho, nos compartan sus pensares y se dialogue.

“El modelo bíblico que manejan y que da resultados”, efectivamente da resultados para ustedes y las generaciones mayores, pero no para la nuestra ni las que vienen. Me parece que el estudio que realicé presenta evidencia para esto y creo que la Biblia ofrece otros modelos.

Encuentro peligroso que justifiquemos las decisiones y los procederes alegando que es Dios quien guía a -los pastores, maestros, profetas y líderes- ¿Quién puede decir que Dios no está guiando a esa juventud que se fue o a mí al escribir esto? Se puede discernir dónde está Dios a partir de qué fruto dan las acciones de las personas, si al final no hay libertad, no hay justicia, no hay diálogo, se cierran las puertas y se quiere implantar un único punto de vista, allí no está Dios.

3.El problema Abisag es que muchos de ustedes parece que exigieran esos puestos. Lo que nosotros en otros tiempos conseguimos con los años, con mucho trabajo y con mucha oracion, ustedes lo ven como un derecho adquirido en cuanto a puestos en el liderazgo se refiere. Pero el liderazgo comienza desde abajo y no me refiero a edad, sino a escalones. Que alguno sea hijo de un pastor o un lider encumbrado no lo habilita automaticamente para un puesto medio o alto. Tu mencionas a las “amargadas ancianas” ujieres que miran mal a los jovenes, pero dime cuantas jovenes de menos de 30 años quieren ser ujieres para ir haciendo la transicion? Hoy nuestra iglesia, lamentablemente tiene que recurrir a los mismos cansados “viejos” para hacer el 80% de las labores que necesitan “sangre nueva”.

Respuesta: Vivo fuera de Panamá y trabajo en otros proyectos lejanos a la iglesia. Nunca tuve el deseo, ni me creo con el derecho o la capacidad para ser pastora, o líder o diaconisa o cualquier posición de autoridad dentro de la iglesia. No hago alardes de lo mucho que sé, porque estoy consciente de que me falta mucho por aprender y de que sé muy poco. Los pocos servicios que hice para la Iglesia siempre fueron como voluntaria, desde alimentar a los indigentes hasta enseñar a los líderes de jóvenes y no esperé nunca un salario o un contrato laboral.

Seguramente tuvo alguien que lo inspiró, que le guió, que le mostró el valor del servicio y el amor y ese es mi punto. La juventud actual no puede contar con alguien que hable su idioma o que al menos le interese aprenderlo para inspirarle, guiarle, mostrarle el valor del servicio y del amor. La experiencia que compartió la Encuestada sobre las ujieres -amargadas ancianas- me pareció bastante dura y otras opiniones también, pero el objetivo de la investigación es que se escuchen esas voces de personas heridas y también debo respetar el compromiso que adquirí con este grupo de hacer escuchar sus voces.

Si no hay amor, es porque no se da amor. Si no hay deseo de servir eso tiene un porqué. Puede que a las mujeres u hombres menores de 30 no les interese ser ujieres pero si usted o algún hermano/hermana de la iglesia preparan un seminario de servicio adaptado al método de aprendizaje de nuestra juventud, es muy probable que eso cambie. Desafortunadamente eso no se da, porque se piensa que la juventud se debe acoplar a su forma y punto, porque así lo hicieron ustedes, pero así no funciona ahora.

4.Quizá lo que decían nuestras abuelas de que lo que más te cuesta más aprecias, se pueda aplicar con el ministerio porque cuando has tenido que vivir por fe, comer tierra y usar ropa usada que otros te regalan, valoras más este evangelio que cada vez se hace mas “cómodo”, menos “entretenido”, menos “cool” como lo han descrito muchos jóvenes que se han ido. Pero tú misma lo dijiste “la iglesia no tiene la culpa de eso”.

Respuesta: Sigo pensando que la iglesia no tiene culpa de eso, pero la iglesia tiene la responsabilidad de adaptarse a los tiempos para ser relevante. Ahora hay que saber de youtube, instagram, facebook y todo tipo de redes sociales para comunicarnos con nuestros hijos e hijas, esa es su manera de congeniar con el mundo. La iglesia tiene que tomar eso en cuenta, en eso sí es responsable, y eso, como decía su abuela, costará pero luego se apreciará.

5.Necesitas mucha paciencia, ser más humilde y entender que todo lleva un proceso de maduracion. Yo mismo me sentiría muy mal si se desechara este documento sin estudiarlo y sin analizar tus propuestas y más importante aún, lo que opinan tantos jóvenes, adultos, miembros y ex miembros de la iglesia en lo cual hay muchas cosas que me identifico plenamente, porque se pueden mejorar. Lo único es que hacer este tipo de enunciados de la manera que lo estas haciendo solo creará rechazo, criticas y temor, hay maneras y hay maneras, por mas que me digas que te han cerrado puertas o se hayan tapado los oídos. Te felicito y te exhorto a que mantengas tus convicciones pero con respeto y anuente a que no todo es radical.

Respuesta: No dudo de que esto tomará tiempo, mucho tiempo, y que quizá a los 3 o 4 años a partir de que escribí esto, la iglesia encontrará sentido en algunas de mis palabras.

Creo que existe algo como –idolatría de la paciencia– donde la paciencia se confunde con falta de acción, con el esperar sin hacer la parte que a uno le toca para cambiar lo que está mal.

No creo que hay que pedir permiso para decir la verdad aunque la verdad sea incómoda y duela. Sería interesante evaluar con qué definición de humildad o respeto se manejan. No escuchar a las demás personas es sinónimo de orgullo y de falta de respeto por nuestr@s semejantes. Le exhorto a retarse a sí mismo a hablar nuestro idioma. La generación que viene detrás de mí se comunica de un modo más complejo todavía. Tener más años no implica que no se puede aprender de quienes tienen menos años y se requiere mucha humildad para aceptar eso.

2da Ronda

1.¿que pasará si a pesar de esto no logras que te escuchen?

Respuesta: Desde los 4 o 5 años formé parte de esta comunidad de fe, conozco su forma de reaccionar ante la confrontación y qué tienen disposición a escuchar y qué no. El objetivo principal es que el grupo juvenil que sufrió allí y se sintió desplazado pueda recibir algo de sanidad con mi empatía. El ser escuchada por el cuerpo pastoral es un objetivo secundario. Que escuchen sería un milagro y creo en lo milagros de ese tipo.

2.Teniendo en cuenta que el relevo generacional normalmente ocurre por ley de la vida, es decir, los actuales pastores se tendrán que jubilar en algún punto y ahí estarás vos para presentar tu propuesta e intentar tomar las riendas, que pasaría si por intentar forzarlo antes de tiempo se produce una división importante dentro de la congregacion?  La historia nos da ejemplos de que es posible y deja terrible consecuencias.

Respuesta: Yo tengo alrededor de 1 año que no asisto a esta iglesia y casi 2 meses de no vivir en Panamá y según el plan estaré fuera del país por al menos 2 años. Quizá no esté para ejecutar mis propuestas o desarrollar proyectos relacionados, además tomar las riendas de la que fue mi iglesia o de cualquier otra iglesia no está dentro de mi planes y quizá ni dentro de mis capacidades. El estudio no tiene la intención de crear división sino de educar y extender a golpecitos el panorama atascado de las generaciones antiguas. Disculpa los ejemplos pero lo que planteas es similar a decir que Hitler o Martinelli se debían dejar gobernando porque por ley de vida se morirían o dejarían el poder, mientras tanto cientos de miles pierden la vida o son condenados a la infelicidad. La historia da testimonio de que muchas veces sin conflictos no hay cambios. Terribles consecuencias está experimentando el ministerio con la gran cantidad de personas que se han dado de baja en el servicio, el estudio es la mejor evidencia de esto.

3.Si en el extremo de los casos, el punto anterior llegara a pasar, estará este grupo de jóvenes  preparado para asumir un liderazgo incluyente y no caer en lo mismo de lo cual se acusa al liderazgo actual, pero con el grupo opuesto, es decir los adultos mayores y feligreses tradicionalistas, que en realidad pienso son una gran cantidad de los fieles que asisten a la iglesia?

Respuesta: En caso de que se levante una juventud capacitada se articularán formas de educación adecuadas a la forma de aprendizaje de la adultez, pedir a Dios que prepare los corazones y abra las mentes de estas personas. Porque los tiempos han cambiado y siguen cambiando a pasos agigantados.

4.En una sociedad tan machista y tradicionalista como la nuestra, ¿qué pasará cuando este nuevo liderazgo considere permitir homosexuales, lesbianas y transgeneros ser parte del grupo de música, del liderazgo de grupos pequeños y otros ministerios?  ¿Qué va a pasar con la gran mayoría de feligreses tradicionales que no cambiarán su forma de pensar en cuanto a esto?  ¿Migrarán a otras iglesias? ¿Se quedaran? Permitirán que sus hijos estén bajo la influencia de los LTGB?

Respuesta: Te respondo con otra pregunta: ¿es más preocupante qué pasará con la feligresía tradicional que lo que está sucediendo con la comunidad LGBT? ¿Es más importante una comunidad que otra? Creo que ambas comunidades tienen el mismo valor y se merecen, por lo menos, una atención igual. Y debe suceder lo mismo que ocurrió cuando las mujeres no tenían derecho al voto ni a la educación; la comunidad LGBT sufrirá y muchas vidas perecerán en el intento de libertad, será arduo pero con educación y perseverancia la inclusión se hará posible.

No soy ingenua en pensar que a raíz de mi estudio la iglesia considerará mi postura o al menos estudiará mis planteamientos, no sería sensato de mi parte pensar que en un tiempo cercano la comunidad LGBT tendrá espacio en nuestra iglesia o en las más reconocidas iglesias protestantes locales. El estudio tiene la intención de que las lesbianas, homosexuales, transgéneros o madres, padres, abuelas, abuelos, tías de gente con estas particularidades tenga esperanza porque gente como yo les mira como a iguales. Yo propongo realizar nuevos esfuerzos de interpretación bíblica de modo que al final la Biblia se mantenga como una fuente de libertad y paz con justicia, no como un libro exclusivista del ser humano heterosexual, varón, blanco y rico que ha sido a través de los tiempos. Por eso reitero que el objetivo principal en este punto es la comunidad LGBT; el cuerpo pastoral y su reacción se convierte en el objetivo secundario igual que en la primera pregunta. La sociedad tan machista y tradicional en que vivimos cambiará, no es de inteligentes rendirse ante ella y alimentar el status quo. Hablando seguirá siendo igual, actuando y con perseverancia cambiará.

5.¿Sería posible que el impacto de todos estos posibles cambios no haya sido correctamente calculado?

Respuesta: Cuando se trabaja con seres humanos, la ciencia de la conducta humana indica que los resultados o el impacto es impredecible. El impacto varía enormemente de persona en persona, es incalculable. Yo en lo personal trabajo en lo que estoy capacitada para hacer, esperando en Dios que las demás personas también hagan su parte. De cualqueir manera, sin caer en la ingenuidad espero lo mejor.

6.Conoces a mis padres. Su formación cristiana chapada a la antigua, fue la que usaron para educarme. Me lastimaría como no tienes idea, que la iglesia donde termine de crecer y formarme y que he llegado a amar con todo mi corazón, a pesar de sus imperfecciones y errores, se desintegre por las razones que sean. Pido a Dios que te de la sabiduría para seguir con esto, pero de la manera correcta y dentro del tiempo apropiado.

Respuesta: Conozco a tu papá y mamá y tu también conoces los míos. Recibimos una educación muy similar y te entiendo. Sin embargo, esas personas chapadas a la antigua pueden cambiar, es nuestro deber darles la oportunidad y no rendirnos ante esa mentalidad.

Yo también pido sabiduría para mí y para las personas que se animan a criticar pero no se animan a remangarse la camisa y luchar por la libertad de sus hermanos y hermanas que sufren opresión. Pido sabiduría para quienes piensan que la forma correcta es agachando la cabeza y hablando bajito. Hay tiempo para todo, para agachar la cabeza y para callar, para gritar y para no permitir ser silenciad@s. Que sea Dios quien nos muestre cuándo es el momento para qué.

Fin.

A quienes expresan el cariño que sienten por las sillas y la estructura de la iglesia les digo que también siento un afecto y un cariño por esas sillas, ese piso, esas paredes. Pero esas son cosas superfluas que fácilmente se destruyen. Anhelo también regresar, pero a una iglesia donde todas las voces sean escuchadas por igual, donde nadie sufra exclusión mucho menos exclusión por supuesto mandato de Dios.

Podrá observar que aquello de que entre líneas estoy –reclamando una posición de liderazgo- es un pensamiento común entre estas dos personas. Inclusive, un muchacho entre los 23 y 25 años me comunicó literalmente a través de un correo electrónico lo siguiente: “Hay una motivación detrás de todo esto y me atrevo a decir que es que aspiras a una posición de pastorado con los jóvenes. Pero una posición de autoridad y reconocimiento donde se te otorgue poder de hacer las cosas que propones”. Creo que ahora fui más directa en mencionar que tener una posición importante en la iglesia no me interesa; nunca me interesó antes, ni me interesa ahora. Si le queda alguna duda y le gustaría tener evidencia, le invito a que pregunte a cualquier persona del cuerpo pastoral de ahora, del pasado o hasta del futuro si es que alguna vez aspiré a puesto alguno o a retribución monetaria por las pequeñas cosas que llegué a hacer en la iglesia.

Otra cosa, utilicé un espacio en el estudio para enlistar los nombres de las personas que decidieron no participar. Eso también me lo reclamó ésta tercera persona. Mi propósito fue evidenciar que esas personas no participaron de este proyecto atrevido y por lo tanto no pueden ser señaladas de ninguna forma. Por supuesto, en mi respuesta a su correo le animé a ver el lado bueno de mencionar su nombre y así anunciarlo como inocente ante mi malvada iniciativa, según su opinión. Además tomó de ejemplo cuasi-divino a otro muchacho para compararme y enumerar las razones de porqué él es mejor que yo e insinuó que debo buscar ser como él. Este joven también aseveró que mi intención es dividir y destruir la iglesia y que por eso soy desleal y deshonesta. Lo increíble es que se despide aclarándome que: “No es necesaria, ni bienvenida una respuesta a este correo.

¿Quién es tan insensato en romper el vidrio del vecino y gritarle: ¡pero no me puede romper el mío!? Yo le permito expresar todo lo que quiera siempre y cuando estemos en igualdad de condiciones y yo pueda también expresarle todo lo que yo quiera. ¿Es lo justo no?

Tres hombres, un camino. Tres varones se dieron a la tarea de intentar educarme, de amonestarme y de decirme cómo hacerlo mejor. El más joven llegó más lejos al compararme con otro hombre y según él, hacerme ver lo bueno que es el otro y lo mala que soy yo. Puede que el principal problema es que soy mujer…  ¿será que tengo que obedecer a Pablo cuando en 1Corintios 14: 34-35 dice que:

34 vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.
35 Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. ?

Obvio que no, afortunadamente Pablo no es Dios y en este punto Dios no está de acuerdo con Pablo.

En fin, de alguien aprendí que la tolerancia es la cortesía de la inteligencia. Mi mamá me hubiese adornado con –una cuera– si le rompo el vidrio al vecino. Arreglaré mi vidrio y seguiré adelante.

Finalizo con esto:

Si usted no hace ni deja hacer, ¿es villan@ o héroe/heroína?

Cabe la posibilidad de que sea 99% villan@ y 1% héroe/heroína.

El 1% de heroísmo se le atribuiría por no atentar contra la labor de quienes sí tienen iniciativas.

Cuando sea parte de una iniciativa por mejorar su entorno y en favor de la demás gente, tendrá en su poder el boleto pago para criticar, con furia si quiere, la labor de otr@s.

Mientras eso no suceda, es semejante a una hoja seca que da igual si habla, si grita o si calla.

Si siente enojo por mi iniciativa, por mis formas y mis colores y mis tonos, hágalo mejor! Antes que demonizarme lo sabio sería hacer algo para solucionar lo que está mal o aportar en lo que se puede mejorar.

Oremos a Dios que no se nos vaya el tiempo sin hacer nada.

Advertisements